Boletín

Las consecuencias de la suspensión

Mantendrán el acta de diputado, pero no podrán asistir a los plenos ni votar

Las consecuencias de la suspensión

 

María Dabán
@MarDab1

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:02

La decisión de la Mesa de suspender los derechos políticos de los cuatro diputados presos ha tenido consecuencias inmediatas. Rull, Turull, Junqueras y Sánchez no podrán, por ejemplo, asistir a los plenos, ni votar, ni presentar iniciativas, ni preguntas parlamentarias. Tampoco cobrarán un sueldo.

¿Podrán entonces mantener sus actas de parlamentarios? Sí, porque seguirán siendo diputados, ya que el acta es personal e intransferible. Esto plantea un primer dilema a los políticos presos: o renuncian a ella, (Junqueras ya había adelantado que lo haría porque quiere ser eurodiputado), y son sustituidos por otros; o la Cámara contaría con cuatro parlamentarios menos, lo que podría llevar a que la Mesa y la Junta de Portavoces decidieran rebajar la mayoría absoluta de 176 a 174 diputados. Batet ha pedido ya un informe a los letrados para estudiarlo, y fuentes consultadas por COPE no tienen ninguna duda de que lo harán, porque esto facilitará la investidura de Pedro Sánchez. Estas mismas fuentes discrepan, sin embargo de esta posibilidad con un argumento claro: una cosa es perder la condición de diputado, y otra es estar suspendido, al igual que un equipo de fútbol que tiene a un jugador sancionado, sigue contando con él en la plantilla.

¿Hasta cuándo estará vigente esa suspensión? Pues, en principio hasta que se dicte sentencia. Caben entonces tres posibilidades: que sean declarados inocentes, con lo cual recuperarían sus derechos; la misma suerte correrían si fueran condenados, pero no por delitos que conlleven penas de inhabilitación; pero la suspensión sería definitiva si son condenados por sedición o rebelión.

¿Podrá ahora Jordi Sánchez, estando suspendido, acudir a la ronda de consultas con el Rey? En teoría, sí, porque son los grupos los que deciden quién les va a representar en la audiencia del monarca, y no tiene por qué ser diputado (el presidente de UPN, José Javier Esparza, acudió, por ejemplo en representación de su grupo en 2016 y no era parlamentario), pero la decisión última depende de la presidenta Batet, que es quien elabora la lista que se envía a Zarzuela. Y aquí entra otra variable, que Sánchez está en prisión preventiva y el Supremo debería darle permiso para acudir a esa cita, cosa más que dudosa.

¿Tendrán que devolver su kit del diputado? En principio, si mantienen sus actas, se lo podrían quedar, pero hay que recordar que, para empezar, ningún parlamentario tiene todavía su tablet, y tampoco pueden tener en la cárcel el teléfono móvil que les corresponde como miembros de la Cámara Baja.

Lo más