Boletín

El "juego de tronos" de la izquierda española

Se multiplican los casos de líderes de izquierdas que son expulsados de sus partidos u optan por irse 

El juego de tronos de la izquierda española

 EFE

AgenciasCOPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 05:45

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, llamaba en la mañana del martes a Gaspar Llamazares para que le aclarase si iba a apoyar a un partido que confronte con IU, en alusión a la plataforma Actúa, aunque el portavoz de Izquierda Abierta se ha negado a hablar con él. Así lo confirmaban fuentes cercanas a Garzón, que aseguran que Llamazares "se niega" a hablar con el coordinador federal.

La llamada de Alberto Garzón se ha producido en un contexto de tensión después de que la plataforma Actúa, en la que se integra Llamazares junto al juez Baltasar Garzón, haya anunciado que tiene intención de presentarse a las elecciones autonómicas, municipales y europeas de mayo. Tras conocerse esa noticia la comisión colegiada de IU -máximo órgano ejecutivo- acordaba pedir explicaciones a Llamazares para exigirle que aclarase si pensaba permanecer en Izquierda Unida o si pensaba competir con la formación desde otro partido.

Garzón había recordado que el "transfuguismo" esta prohibido en IU, unas palabras por las que Llamazares le ha exigido una rectificación pública. "Una calificación que no aceptaremos y que, mientras no se rectifique públicamente, nos mantendrá sin respuesta alguna a la petición de explicaciones a nuestros afiliados por parte de la dirección de IU", han asegurado.

Todo este contexto de tensión se suma a muchos otros que están abiertos en la izquierda española en estos momentos. No solo ocurre en Izquierda Unida. El caso más flagrante es el de Podemos. La formación morada tiene múltiples casos en los que sus líderes han sido expulsados de su propio partido, o que por el contrario, han decidido marcharse por su propio pie.

Carolina Bescansa

Una de las grandes broncas en Podemos lleva asociado el nombre de Carolina Bescansa. La dirigente le echó un órdago a Pablo Iglesias y lo perdió. La diputada fracasó en su intento de liderar Podemos Galicia frente a Antón Gómez-Reino, el candidato del secretario general. Becansa quedó tocada y hundida. Tanto, que apenas 24 horas después de las primarias, anunció que dejaba su acta de diputada en la Cámara Baja.

Era conocido que la relación entre la gallega y el líder de Podemos era muy mala. Sin ir más lejos, sus discrepancias se evidenciaron públicamente el pasado mes de abril, cuando por error se filtró un documento en el que Bescansa animaba a Errejón a eliminar conjuntamente a Iglesias de la Secretaría General y de la candidatura de Podemos a las elecciones de 2020.

Iñigo Errejón

No podía faltar en este análisis el apellido Errejón. Aunque no esté fuera del partido, su derrota en Vistalegre II y su relación con Bescansa, supuso un duro golpe para el “errejonismo” que dejó en una posición muy debilitada o casi inexistente al exnúmero dos del partido. Tras ese problema a nivel estatal, encontraron la salida idónea para Errejón: ser el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Xavier Domènech

Otro de los últimos en salir del partido de Pablo Iglesias fue el secretario general y presidente del grupo en el Parlament, Xavier Domènech, quien dejó todos sus cargos en el partido, devolviendo la inestabilidad que no había existido con su liderazgo en Cataluña.

Luis Alegre

Las victorias del sector “pablista” en la mayoría de asambleas y congresos dejaron con mayoría en los órganos a los dirigentes más cercanos a Iglesias. Y por consiguiente, dejaron en posiciones secundarias a miembros del partido que hasta el momento habían ocupado puestos relevantes del organigrama. El poder es tan grande que, incluso miembros fundadores del partido tan importantes como Luis Alegre, fueron arrinconados o invitados a marcharse. Volviendo a sus anteriores labores docentes.

Juan Carlos Monedero

Antes de estas, ya se habían producido otros abandonos de gran importancia como el de Juan Carlos Monedero, cofundador de la formación morada. Pese a la salida orgánica e institucional del partido, Monedero, sigue intelectual, estratégica y activamente ligado a la dirección.

Lo más