Iglesias y Garzón prometen con un pin del triángulo rojo, marca de los presos políticos en los campos nazis

Es habitual que Garzón lo luzca en todos sus actos públicos. Iglesias sin embargo lo ha incorporado al acto de toma de posesión ante el Rey 

Iglesias y Garzón prometen su cargo con un pin del triángulo rojo invertido, que simboliza la lucha antifascista

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:37

El nuevo vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y el nuevo ministro de Consumo, Alberto Garzón, han tomado posesión de sus cargos este lunes portando en la solapa de sus chaquetas un pin del triángulo rojo invertido, la marca utilizada por los presos políticos en dichos campos de concentración nazis

Este símbolo era la marca con la que los nazis identificaban a los presos políticos en los campos de concentración y es habitual que Garzón lo luzca en todos sus actos públicos. Iglesias por su parte lo ha incorporado este lunes al acto de toma de posesión ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela.

Ambos han prometido además su cargo vestidos con camisa --rosa en el caso de Iglesias y blanca en el de Garzón-- y chaqueta pero sin corbata.

Iglesias ha sido el tercer miembro del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez en prometer su cargo.

El primero ha sido el nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, para que, como es preceptivo, pudiera desempeñar en el acto la tarea reservada al titular de este departamento como notario mayor del Reino.

Campo ha leído la fórmula en la que se compromete a cumplir las obligaciones del cargo con lealtad al rey y guardar y hacer guardar la Constitución.

A continuación lo ha hecho la vicepresidenta primera y ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes, Carmen Calvo, quien a diferencia de cuando prometió el cargo en 2018, no ha añadido la coletilla de "ministras y ministros" al expresar su compromiso de guardar el secreto de las deliberaciones del Consejo.

Sí lo ha hecho Iglesias, quien ha cruzado el Salón de Audiencias hasta la mesa sobre la que se encontraba depositada la Constitución (sin Biblia ni crucifijo) abierta por el artículo 100 y que recoge que los ministros serán nombrados por el Rey a propuesta del presidente del Gobierno.

Después ha leído literal la fórmula de la promesa añadiendo la frase del "Consejo de ministras y ministros".

Por su parte, la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la de Trabajo, Yolanda Díaz, se han limitado a pronunciar la frase "del Consejo de ministras".​

Lo más

En directo

Recomendados