El gran temor de los fiscales: "Dolores Delgado podrá apartar a los díscolos"

La exministra tendrá las “atribuciones legales necesarias” para influir en todos los casos judiciales, como el del procés o los ERE

El gran temor de los fiscales: Dolores Delgado podrá apartar a los díscolos

 

Maribel Sánchez Margallo
@maribelmargallo

Redactora 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 03:32

Los expertos jurídicos consultados por COPE confirman que Dolores Delgado, la nueva Fiscal General del Estado, tiene las “atribuciones legales necesarias” para influir en todos los casos judiciales, como el del procés o el caso de los ERE de Andalucía.

La designación de Dolores Delgado como Fiscal General del Estado llega con la sentencia dictada en el caso de los independentistas catalanes, pero todavía queda por conocer la ejecución del fallo, la actuación de la Fiscalía en los juicios previstos (contra el Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, o el presidente del Parlamento Catalán, Roger Torrent) o los permisos que ya han solicitado los condenados del Proces.

El artículo 124 de la Constitución dice que la única intervención directa que puede hacer el Gobierno de Pedro Sánchez es sobre el nombramiento del Fiscal General del Estado. Pero, con el reciente nombramiento, no haría falta más porque la nueva Fiscal, Dolores Delgado, acaba de dejar el cargo de Ministra de Justicia y conoce perfectamente lo que quiere el Ejecutivo. Es la opinión de expertos como Salvador Viada Bardají, fiscal del Tribunal Supremo y miembro de la Asociación Profesional e Independientes de Fiscales (APIF).

Tanto este órgano colegiado, como la Asociación de Fiscales (AF) y la Unión Progresista de Fiscales (UPF) invocan en sus comunicados al Estatuto del Ministerio Público para señalar que el presidente del Gobierno no puede dar ninguna orden directa al Ministerio Fiscal.

Además, y en declaraciones a COPE, Salvador Viada explicaba que la Fiscal General del Estado debe “ejercer sus funciones mediante órganos propios, sometida a los principios de unidad de actuación y de dependencia jerárquica, siguiendo los principios de legalidad e imparcialidad”.

Precisamente esa dependencia jerárquica es la que hace temer a los expertos consultados por COPE que la ex ministra de Justicia pueda “apartar a los fiscales díscolos o que se nieguen a seguir sus instrucciones, haciendo que las resoluciones sean firmadas por otros fiscales afines ideológicamente al Gobierno”. En este sentido, solo la Unión Progresista de Fiscales, la asociación de la exministra, explicaba en COPE que le da un voto de confianza a Dolores Delgado.

Es el fiscal del Tribunal Supremo, Salvador Viada Bardají, que se mostraba convencido en COPE de que Dolores Delgado “no se atreverá a intervenir en la desjudialización de casos como el de los independentistas catalanes sentenciados por sedición porque el coste político y moral, dicen en COPE, sería muy grande”. Lo que hay que tener claro, nos dicen todas las fuentes consultada, es que Dolores Delgado tendrá siempre la última palabra en la actuación de los fiscales que llevan estos casos.

Lo más