Boletín

La Fiscalía sobre el "procés": "Es un juicio en defensa de la democracia"

El fiscal Javier Zaragoza ha advertido que "nadie está por encima de la ley y actuar al margen de la legalidad no puede quedar impune"

Vídeo

 

Agencias

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:06

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha proclamado este martes que la causa del "procés" es una "defensa de la democracia y el orden constitucional", en un duro alegato en el que ha arremetido contra las tesis de los acusados, por querer "sentar al Estado en el banquillo".

La segunda sesión del juicio, que ha coincidido con el rechazo de los presupuestos generales en el Congreso que puede llevar a un adelanto de las elecciones generales, se ha centrado en las intervenciones de la Fiscalía, la acusación particular ejercida por la Abogacía del Estado y la popular de Vox, para responder a las alegaciones planteadas ayer por las defensas de los procesados.

Frente a los ataques de las defensas, que ayer denunciaron que el juicio supone la vulneración de múltiples derechos fundamentales de los procesados, el fiscal del Supremo Javier Zaragoza ha reivindicado la importancia del juicio como "defensa de la democracia", tras advertir a los acusados de que "nadie está por encima de la ley".

Zaragoza ha iniciado sus alegaciones reprochando a las defensas que hayan convertido sus escritos ante el Supremo en "auténticos libelos acusatorios" con el fin de "desprestigiar la Justicia española" y "sentar al Estado en el banquillo".

Para Zaragoza, el fin de las defensas es "desprestigiar la Justicia española", así como "transformar en víctimas a quienes han quebrantado el orden constitucional y sentar en el banquillo al Estado", cuando fue este quien trató de "restaurar el orden jurídico frente a las agresiones" de los líderes independentistas.

"Sabemos que este tribunal impartirá Justicia con total independencia, lo hará respetando las garantías con los derechos que el Estado de derecho reconoce a los acusados", ha aseverado el fiscal.

Menos vehemente, pero no por ello menos duro, el fiscal Fidel Cadena ha dedicado su discurso a desmontar la tesis de las defensas de que la causa persigue el independentismo pacífico y ha mantenido que lo que se juzga es "un plan concertado" en el que los acusados tenían previsto, desde un principio, usar la violencia, para la "desconexión" con España.

En opinión de Cadena, desde la "más absoluta unilateralidad", los líderes del "procés" urdieron un plan para separar Cataluña de España, utilizando para ello tres elementos: "el poder del uso coercitivo del derecho" y el de los ciudadanos erigiéndose en "murallas humanas lanzándose contra las fuerzas de seguridad", apoyados por unos Mossos d'Esquadra que se unieron "al clan de la rebelión".

La primera intervención de Vox en el juicio no ha estado exenta de polémica. El letrado Pedro Fernández, que ha realizado una exposición breve y esencialmente técnica, ha comenzado con una queja porque el líder de ANC, Jordi Sànchez, lleve un lazo amarillo, con "una carga política indudable", en su solapa.

Aunque el presidente del tribunal, Manuel Marchena, le ha reprochado que use su turno de palabra para algo que "excede" el objeto de su intervención, ha aprovechado para "fijar criterio" de la Sala y ha sido bastante claro: el tribunal "no va a poner ningún obstáculo" al tratarse de un "símbolo ideológico" que, como tal, está amparado por la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Buena parte de la intervención de la Abogacía del Estado se ha centrado en disculpar la actuación de la secretaria de Estado de España Global, Irene Lozano, quien, según ha aducido la letrada Rosa María Seoane, "no pretendía trasladar ningún perjuicio" cuando aludió a los procesados como "condenados" en unas declaraciones en inglés a la BBC.

Lo ha hecho después de que ayer algunas defensas plantearan que se había vulnerado el derecho a la presunción de inocencia de los acusados, pero la abogada del Estado ha precisado que esas palabras deben "interpretarse y leerse en una clave contextual distinta" y ha recalcado: "nos encontramos en una manifestación hecha en una lengua no materna".

Seoane ha descartado también que en el caso 'procés' se genere indefensión a los acusados por la falta de una doble instancia que revise la sentencia y ha insistido en que el juicio del Supremo cuenta con "todas las garantías" ya que, además, se le "predica un mayor conocimiento de cuestiones de toda índole".

La segunda jornada del juicio ha transcurrido con mucha menos expectación que la sesión de ayer, lo que ha permitido garantizar la organización en los accesos del Tribunal Supremo, sin que se hayan repetido las colas al haberse habilitado una segunda puerta de entrada para familiares y público en general que quisiera entrar a la sala de vista.

Concluidas las intervenciones de las acusaciones, la sala ha suspendido la sesión hasta mañana para deliberar sobre las cuestiones previas que deben ser resultas antes de la reanudación del juicio.

La vista del Supremo prosigue mañana con la más que probable declaración del primero de los acusados que será interrogado, el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras. 

Etiquetas

Lo más