El feo gesto de Sánchez: el presidente llega 50 minutos tarde a su cita con el Rey

El líder socialista ha salido con retraso de sus reuniones para presionar a Podemos y no ha llegado puntual a su encuentro con Don Felipe

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:32

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha llegado 50 minutos tarde a su encuentro con Don Felipe en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca. Ambos habían acordado una reunión a la una de la tarde, pero hasta la 13.50h. el líder socialista no ha hecho acto de presencia en la residencia veraniega de la familia Real en Mallorca.

Este miércoles, Sánchez ha participado este miércoles en la reunión con agentes vinculados a la industria, el comercio y el turismo, para tratar la transición ecológica, la digitalización y la internalización, dentro de la ronda de contactos que está manteniendo con distintas asociaciones de la sociedad civil y partidos políticos para presionar a Podemos y favorecer su investidura. 

Sánchez no ha abandonado dicha reunión hasta casi el mediodía. El presidente ha tenido que salir corriendo hacia la base militar de Torrejón (Madrid) para coger el avión oficial y volar hasta la base de Son Sant Joan, en Palma. Un recorrido que no ha podido hacer en menos de una hora.


Felipe VI le ha dado la bienvenida ante la escalinata de la residencia veraniega de la Familia Real y, a renglón seguido, han posado ante los medios gráficos mientras han intercambiado algunas palabras.  Antes de saludar al monarca, el líder del PSOE ha estrechado la mano al jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, quien le ha esperado al bajar del coche.

CONTINUAS FALTAS DE RESPETO AL MONARCA

No es la primera vez que Sánchez 'planta' al Rey. El año pasado, en su primer despacho en Marivent, Sánchez también llegó diez minutos con retraso a su encuentro con el Monarca. Pero hubo un plantón peor: el 27 de julio de 2018, el presidente del Gobierno llegó hora y media tarde a la cena que ofreció el Rey en el Palacio Real con motivo de la visita del mandatario francés, Enmanuel Macron. Ambos líderes mantuvieron esperando a Don Felipe y a unos 70 invitados durante casi dos horas. La puntualidad, sin duda, no parece ser el punto fuerte de Sánchez. 

Lo más