Se duplica el número de manteros en Madrid ante la permisividad de Carmena

Los productos que más se exponen en las mantas son las camisetas de fútbol, su precio ronda los 25 euros. También podemos encontrar falsificaciones de cinturones, bolsos, gafas de sol y deportivas

Se duplica el número de manteros en Madrid

 

  • item no encontrado

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:06

El asunto de los manteros vuelve a estar de plena actualidad tras las agresión de un grupo de manteros a un turista norteamericano en Barcelona. Pero esta vez, la atención se centra en la capital de España y sus calles más céntricas. En un verano marcado por las obras de la Gran Vía, el número de manteros ha aumentado cerca del 75% entre marzo y junio de este año, según fuentes policiales son más de 350 manteros los que operan en esta zona. Desde el fallecimiento de un vendedor ilegal en la zona de Lavapiés, la manta campa a sus anchas por las calles de la capital. Y más aún en temporada de verano, cuando el número de turistas aumenta en Madrid.

El abanico el producto más solicitado

Los productos que más se exponen en las mantas son las camisetas de fútbol, su precio ronda los 25 euros. También podemos encontrar falsificaciones de cinturones, bolsos, gafas de sol y deportivas. Pero los manteros también se reinventan y optan por productos más baratos y mas solicitados, como los abanicos cuyo precio es de 2 o 3 euros. También ha productos robados, como los perfumes que se venden, con el precio etiquetado del establecimiento, por 25 euros cuando su precio asciende a 60 euros. El diario ABC ha dado una vuelta por la zona y ha conseguido hablar con algunos comerciantes afectados.

Los manteros también tienen su forma propia de hacer “marketing”, se colocan justo al lado de las tiendas donde venden los productos originales. Por ejemplo, si venden camisetas de fútbol, los manteros se sitúan en frente de las tiendas oficiales. “Son buenas copias, no podemos competir con ellos”, afirma una comerciante de la calle Arenal.

Las obras de la Gran Vía tampoco ayudan a mejorar la situación, las vallas provocan más aglomeración y generan una situación agobiante para los viandantes. “Si la policía viene con fuerza a por ellos, se llevan a quien sea por delante”, señala otra comerciante. El aumento de la oferta se produce porque también ha aumentado la demanda, indica un taxista que señala que no solo los manteros son los responsables, también los consumidores que deciden comprar en la calle antes que en los establecimientos de la zona.

Lo más