Boletín

Detenido en Francia el exjefe político de ETA 'Josu Ternera'

El exlíder de la banda terrorista ha ingresado en la prisión de Bonneville, desde donde será trasladado hasta París en los próximos 4 días

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17 may 2019

El exjefe político de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoechea, alias "Josu Ternera", ha sido detenido hoy en Francia, según han informado a COPE fuentes de la lucha antiterrorista en la Guardia Civil.

Ternera ha sido trasladado a la prisión de Bonneville tras comparecer ante un juez de esta misma localidad francesa. El procurador Patrice Guigone dijo a los periodistas que Ternera tiene diez días para oponerse a la pena de ocho años de cárcel que se le impuso en Francia en 2017, cuando fue juzgado en rebeldía. Allí permanecerá un máximo de cuatro días en la prisión de Bonneville mientras se organiza su traslado a París, indicó el procurador.

Ternera se encontraba en paradero desconocido desde 2002 y, en un breve comunicado, el Ministerio del Interior ha informado de que la detención ha sido practicada a primera hora de la mañana.

Josu Ternera, nacido en Miravalles (Vizcaya) el 24 de diciembre de 1950 está considerado, al igual que José Ignacio de Juana Chaos, como uno de los históricos miembros de la banda etarra huidos. 

Vinculado con todos los intentos de negociación desarrollados por la banda terrorista, fue el protagonista del comunicado de mayo del pasado año en el que ETA anunció su disolución.

Entre sus cuentas a saldar con la Justicia están el atentado del 11 de diciembre de 1987 de la casa cuartel de Zaragoza en el que murieron once personas -seis menores- y, más reciente, su procesamiento por crímenes de lesa humanidad. 

Dos años después de asumir el papel de número 1 de ETA, fue detenido en Bayona (Francia) en 1989 y condenado a diez años de prisión por la Justicia francesa, que lo entregó a España en 1996. 

La Audiencia Nacional lo mantuvo preso por el sumario de Sokoa hasta que el Supremo ordenó su puesta en libertad el 14 de enero de 2000 al entender que por esos hechos ya había sido juzgado y condenado en Francia. 

Estando en prisión fue elegido diputado en el Parlamento vasco por Euskal Herritarrok (EH), incluso miembro de la comisión de Derechos Humanos de esa Cámara, y concejal en Ugao-Miravalles, su pueblo natal. 

El Tribunal Supremo (debido a su condición de parlamentario) lo citó a declarar en noviembre de 2002 por el atentado de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza. La Fiscalía argumentó que "necesariamente" tomó la decisión de cometer ese atentado en el que murieron once personas. 

No compareció en ninguna de las dos ocasiones en las que se le citó, de modo que el Supremo dictó orden de busca y captura internacional contra él. Permanecía desde entonces en paradero desconocido e incluido en la lista de más buscados de Interpol. 

La dirección de ETA propuso a Ternera como negociador en las conversaciones de Argel en 1989 y en las de la tregua de 1998 pese a que en ambos casos estaba preso. También se le atribuye un papel importante en el alto el fuego permanente de 2006 y en 2013 se le ubicó en Oslo, junto a David Pla e Iratxe Sorzabal, buscando la mediación internacional hasta que fueron obligados a abandonar el país ante la falta de avances. 

Lo más