Boletín

CORRUPCIÓN EUROPA

Consejo de Europa recomienda que el CGPJ sea elegido por los jueces

El secretario ejecutivo del Grupo de Estados Contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa, Gianluca Esposito, ha afirmado que la recomendación de este grupo es que la mayoría de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sea elegida por los jueces y que todos los miembros de este órgano sean magistrados. ,En una entrevista con Efe, Esposito ha explicado que la revisión del método de elección de los miembros del CGPJ fue una de las once recomendaciones

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 14:08

El secretario ejecutivo del Grupo de Estados Contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa, Gianluca Esposito, ha afirmado que la recomendación de este grupo es que la mayoría de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sea elegida por los jueces y que todos los miembros de este órgano sean magistrados.

En una entrevista con Efe, Esposito ha explicado que la revisión del método de elección de los miembros del CGPJ fue una de las once recomendaciones que el GRECO incluyó el pasado año en su informe sobre medidas para prevenir la corrupción en los ámbitos parlamentario y judicial en España.

"El estándar del GRECO es muy claro, preconizamos que la mayoría de miembros de los consejos superiores de la magistratura se elija por los propios jueces y que mayoritariamente esté formado por jueces, y los Estados se van adaptando a eso poco a poco y soy optimista y creo que las autoridades españolas, como las de todos los países, suelen tomar en cuenta nuestras recomendaciones", ha añadido.

El GRECO, creado hace veinte años, realiza informes y verifica que los 49 países del continente europeo y Estados Unidos cumplen los compromisos de prevención de la corrupción que han asumido, para lo que cada año realizan una visita a cada Estado para analizar la lucha contra la corrupción en dos ámbitos concretos.

En el caso de España, este año la inspección se centró en el ámbito parlamentario y en el judicial, mientras que en enero de 2019 se estudiarán los riesgos de corrupción en el Gobierno central y las fuerzas policiales estatales.

Entre las once medidas recomendadas en 2018 a España, Esposito ha destacado la revisión del sistema de elección de los miembros del poder judicial y el establecimiento de un código de conducta para los parlamentarios que "no quede en papel mojado" al dotarlo de un "mecanismo de supervisión y aplicación" del mismo, además de incluir una declaración del estado financiero de cada parlamentario.

En junio de 2019 el GRECO emitirá un informe "para ver si se han puesto en marcha o no" las medidas recomendadas en 2018 a España. "Esperemos que se hayan implantado", ha dicho Esposito pese a que la elección de los miembros del CGPJ se seguirá haciendo por acuerdo entre los partidos en el Congreso con una mayoría cualificada, que negociarán de nuevo PSOE y PP tras romperse el anterior acuerdo tras la renuncia de Manuel Marchena a presidir el CGPJ.

El representante del Consejo de Europa, que ha ofrecido en Bilbao una conferencia invitado por el Ararteko (defensor del pueblo vasco), el Tribunal Superior de Justicia y el Colegio de Abogacía de Bizkaia, ha comentado que el GRECO no compara niveles de corrupción, sino que realiza un "traje a medida" para que cada Estado mejore en la prevención de estos comportamientos.

Esposito ha sostenido que "ningún Estado es inmune a la corrupción".

"No creo que algunos Estados no tienen corrupción y otros tienen más, eso no es verdad, no es cuestión de nacionalidad sino de personas, da igual que sea sueco, italiano, español o ruso, no cambia nada, si es corrupto es corrupto, independientemente de su nacionalidad", ha añadido.

Esposito ha opinado que no hay una relación directa entre la corrupción y el auge en Europa de los nuevos partidos, algunos populistas y extremistas, pero sí ha considerado que los Estados deberían incrementar la prevención de la corrupción "en el sentido más amplio de la palabra" porque la "base" para la confianza de los ciudadanos en el sistema es que sus representantes "respeten las normas sobre la integridad".

"Efectivamente hay mucha tensión en este momento, aunque no creo que esté rota exactamente esa confianza. Es fundamental realmente que los Estados se den cuenta de la importancia de que un comportamiento íntegro es fundamental para mantener la confianza entre los poderes públicos y los ciudadanos", ha añadido.

Lo más