Boletín

¿Cómo ha afectado la estancia en prisión a los políticos del 'procés'?

Oriol Junqueras y Raül Romeva han sido los que han experimentado un mayor cambio

Vídeo

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13 feb 2019

Los políticos independentistas se enfrentan en el Tribunal Supremo al juicio del 'Procés', que les juzgara por los delitos de rebelión, sedición y que ha arrancado este martes 12 de febrero en la capital de España. 

Desde marzo del pasado año, los líderes independentistas catalanes se encuentran en prisión preventiva para evitar, sobre todo, su fuga al extranjero, como ocurrió con el expresidente Carles Puigdemont. 11 meses después llegan al juicio y su estado físico es uno de los puntos a los que se ha prestado atención este martes en el Tribunal Supremo.

Oriol Junqueras y Raül Romeva han sido los que han experimentado un mayor cambio. Romeva ha dedicado estos meses a practicar ejercicio físico y ha cuidarse, por lo que ha llegado fuerte a esta cita judicial. Mientras Oriol Junqueras ha perdido peso y en su rostro se refleja que está muy desanimado. Ellos dos serán los primeros en declarar, el próximo jueves 14 de febrero.

La primera sesión ha servido para que la opinión pública vuelva a ver a los políticos catalanes en prisión preventiva después de la debatida fotografía en la que siete de ellos aparecieron posando en el patio de la presión en la que se encuentran encarcelados. A principios del pasado mes de diciembre, los exconsellers iniciaron una huelga de hambre para reivindicar que el Tribunal Constitucional “bloqueaba” su acceso a los tribunales internacionales para recurrir su imputación en el 'procés'.

Parece ser que este ayuno voluntario no ha afectado demasiado a los políticos que hoy se han sentado en el banquillo. Donde lo que más ha llamado la atención ha sido la mirada perdida de Oriol Junqueras.

Todos ellos estarán, durante los meses que dure el juicio, en la cárcel de Soto del Real, donde fueron trasladados hace unos días desde Cataluña. Cada martes y jueves serán desplazados hasta el Tribunal Supremo, situado en el centro de la capital, por los efectivos de la Guardia Civil.