Boletín

El PP busca su sitio en el nuevo Congreso

En el PP critican el exhibicionismo mostrado por el Rivera en su empeño en erigirse en líder de la oposición

Sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales
María Dabán
@MarDab1

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:54

La foto que vimos ayer en el Congreso, la del circo y la del enfrentamiento es, con toda probabilidad, la que se va a repetir toda la legislatura y al PP se le planteó ayer su primer dilema: si participar o no en ese espectáculo. Y de momento, se decidió que no.

Hubo, eso sí, debate de puertas adentro, porque, también lo admitían, Albert Rivera acaparó los focos; pero finalmente se optó por mantener un perfil institucional en el hemiciclo, aunque luego Casado criticara en los pasillos al finalizar la sesión; y por la tarde en un mitin en Collado Villalba; la condescendencia con los independentistas del PSOE en general; y de Sánchez y Batet en particular. Y esta es la diferencia que se quiere dejar clara, sobre todo porque se temen que estos cuatro años las broncas se van a multiplicar en el parlamento, y Sánchez va a presentarse “como un líder moderado” en contraposición a los partidos que alientan la crispación.

Sesión constitutiva de las nuevas Cortes Generales

En el PP criticaban hoy el exhibicionismo mostrado ayer por el Albert Rivera en su empeño en erigirse en líder de la oposición. Y es que el presidente de Ciudadanos colgaba en su twitter una foto mirando desafiante a los políticos presos de Junts per Cat, mientras Inés Arrimadas, subrayaban, besaba y saludaba sin ningún problema a Josep Rull y a Jordi Turull.

Los populares recordaban, además, que están actuando desde el primer minuto: pidiendo ante la Mesa que se suspenda a los políticos presos; instando a la fiscalía a que revise los vídeos que realizaron cuando acudieron a recoger sus credenciales; solicitando que se revisen las juras y promesas de muchos diputados y exigiendo una ley que regule un acatamiento respetuoso con la Constitución y con el Rey. En definitiva: hechos, dicen, y no espectáculo.

Lo más