Un año del Aquarius: Sánchez aumenta las expulsiones de inmigrantes y las “concertinas” siguen en Melilla

Las ONGs consultada por COPE lamentan que España haya endurecido la política migratoria “tras el gesto esperanzador” del Aquarius

Un año del Aquarius: Sánchez aumenta las expulsiones de inmigrantes y las “concertinas” siguen en Melilla

 

Maribel Sánchez Margallo
@maribelmargallo

Redactora 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:55

El Aquarius, un buque de la Guardia Costera y un navío de la Armada italianos, trasladaban el 17 de junio de 2018 a 630 personas rescatadas en el Mediterráneo. El gobierno de Pedro Sánchez  anunció su desembarco en el puerto de Valencia como un gesto humanitario con el que se enfrentaba a Italia o Malta en su negativa a acoger inmigrantes. El presidente del Gobierno había tomado posesión del cargo 15 días antes y el despliegue mediático que provoco el desembarco hizo que Pedro Sánchez apareciera en los titulares de medio mundo. Desde entonces, no se ha vuelto a repetir ese medida porque la política migratoria, nos dicen en COPE las ONGs, ha cambiado radicalmente.

DEVOLUCIÓN EN CALIENTE

“Se han batido records de expulsiones de inmigrantes durante este año, con cifras similares a las de 2011, y hay el doble de niños internados de forma ilegal en los CIE” (Centros de Internamiento de Extranjeros)”. Es el balance que hacía en COPE Iván Lendrino, director de Pueblos Unidos y colaborado de la ONG Servicio Jesuita a Migrantes.

En su informe anual se detalla que “Marruecos y Argelia acaparan dos tercios de las nacionalidades de personas internadas en 2018 porque es muy fácil devolverlos a sus países de origen.  Además, aumenta alarmantemente el número de menores en los CIE (prohibido por ley en nuestro país): en 2018 se han reconocido a 89, por los 49 del año 2017” .

EFECTO LLAMADA

Tras el recibimiento del buque Aquarius, se duplicó la llegada de pateras a las costas andaluzas (57.000 personas llegaron de forma ilegal a España atravesando el Estrecho) y ese fue el momento en el que Pedro Sánchez dio el paso atrás que denuncian ONGs como Médicos Sin Fronteras. Su presidente David Noguera, lamentaba en COPE que “es evidente que las operaciones de rescate en el Mediterráneo se han bloqueado. Hay que alarmar de una involución en vez de una evolución porque el Gobierno español ha hecho un -seguidismo- del resto de gobiernos de la Unión Europa que se oponen a la llegada de inmigrantes a sus países”. 

CIERRE DE FRONTERAS

Las operaciones de rescates de buques de ONG como la que llevó a cabo Médicos Sin Fronteras con el Aquarius “se han bloqueado”, añadía Noguera, “siguiendo esa política europea de -securización- de fronteras, aunque no deberíamos olvidar que son personas que huyen de situaciones dramáticas en sus países de origen”.

Suma y sigue en este año con giro copernicano en materia de inmigración, al que se han sumado las críticas del Defensor del Pueblo sobre los solicitantes de asilo que siguen sin respuesta. El Servicio Jesuita a Migrantes ha cuantificado que “solo el 30% de estos informes han sido admitidos a trámite, aunque eso no supone que sean aceptados ni cuando tendrán respuesta los solicitantes”, explicaba Josep Buades, autor del informe anual de la ONG.

Otros ejemplos los tenemos que buscar en las críticas que el propio ministro de Interior, Fernado Grande-Marlaska, hizo sobre las "concertinas" de la valla de Melilla antes de llegar al Gobierno y que se mantienen en la frontera a día de hoy o el anuncio de "sanidad universal" para los inmigrantes que sigue sin poder recibir atención médica completa en centros de salud y hospitales.

Etiquetas

Lo más