Boletín

Iglesias rompe con el 'protocolo' al acudir en mangas de camisa al debate

Los otros tres candidatos apuestan por una vestimenta formal para su primer 'debate a cuatro'

Vídeo

 

MATILDE FENOY

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 22:04

Los principales candidatos para la presidencia del Gobierno han apostado este lunes por una vestimenta sobria en el primero de los dos debates que van a celebrar esta semana a pocos días del 28-A. En una cita tan señalada que nada se deja a la improvisación, los gabinetes de Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias han preparado a conciencia cada punto de la comunicación de sus candidatos tanto en discurso como en comunicación no verbal. Todo es analizado al detalle.

Los puntos más estudiados en una ocasión tan mediática son los gestos, su actitud y los estilismos. Todo se estudia, se analiza y se comenta. Nada es casual, al menos hasta que el piloto rojo se activa y empiezan a estar solos frente al atril y en directo ante millones de españoles. Cada detalle cuenta y lo saben.

A las 21 de la noche han empezado a llegar los candidatos con escalas de diez minutos unos de otros. Primero llegaba sonriente Pablo Casado junto a su mujer. En un vehículo detrás, Teodoro García Egea, y el vicesecretario general del partido, Javier Maroto.  "Vengo con ganas", ha dicho Casado. Tras él, Albert Rivera con su equipo. El candidato de la formación naranja también ha dicho estar "con ganas" de debatir, pero muy tranquilo. El presidente Pedro Sánchez ha decidido acudir a este debate esta vez sin su mujer, pero sí con su 'estratega' Iván Redondo. El último en llegar ha sido Pablo Iglesias, "libre de nervios". El líder de Podemos ha llegado el último al estudio acompañado por su jefe de gabinete, Pablo Gentili; el secretario de Comunicación del partido, Juanma Olmo, y la portavoz adjunta, Ione Belarrra.

En un primer momento la sobriedad ha sido la línea que han seguido tres de los candidatos con traje chaqueta y corbata - Pedro, Pablo y Albert-, a diferencia de Iglesias, que ha mantenido su esencia con un estilismo más informal con camisa y pantalón beige. En los estilismos ha primado la sobriedad con trajes de corte clásico y sin arriesgar. Los tres candidatos han optado por tonos azul oscuro y entre sí solo han variado el color de las corbatas. Pablo Casado y Albert Rivera han optado por un tono oscuro, azul y gris con topos, respectivamente. Y Pedro Sánchez, en su línea, con una corbata roja en un tono más subido tirando a granate.

La novedad con respecto a otros debates electorales ha sido el baile de corbata.  En el debate de 2015, Albert Rivera llevaba corbata granate, al igual que Pedro Sánchez, y este año ha optado por un tono neutro más oscuro. Pedro Sánchez continua apostando por tu traje convencional y misma corbata. Y Pablo Casado, que se estrenaba por primera vez en una noche tan importante, ha ido a lo seguro en lo que ha estilismo se refiere.

Lo más