COPE

¿Qué ha sido de Tabarnia?

¿Se acuerdan de este movimiento que resultó ser muy incómodo para el independentismo? ¿Qué pasó con su gobierno que presidía Albert Boadella?

Albert Boadella en su papel de presidente de Tabarnia

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 23:46

El domingo 14 de febrero los catalanes están convocados a elegir a los nuevos miembros del Parlament y a quien será president de la Generalitat para los próximos cuatro años. Elecciones que nacen bajo el foco de la polémica, en primer lugar, por celebrarse en plena tercera ola de la pandemia por coronavirus. Habrá que ver cuantos electores prefieren apostar por la salud ante que por la política.

Comicios que van a servir también para medir la fuerza del independentismo que se presenta más dividido que nunca con cinco partidos que se reparten el pastel: ERC, JxCat, CUP, PdeCat y PNC. También se verá si existe o no el efecto Salvador Illa y si tiene cabida en el parlamento catalán un partido como Vox y si consiguen salvar los muebles Ciudadanos y PP.

Porque en la sociedad catalana sigue vivo el pulso entre el independentismo, más patente y visible en las calles, que los constitucionalistas que se sienten españoles.

Entre estos últimos nació en 2012 un movimiento Barcelona is not Catalonia, este movimiento se dotó de un territorio, Tabarnia que abarcaba las áreas metropolitanas de Barcelona, Tarragona y la franja de terreno que las unía. Un territorio que no quería formar parte de la Cataluña del procés, de la Cataluña secesionista, y sí seguir unida a España. El movimiento fue creciendo convirtiéndose en Trendic Topic mundial en 2017.

Empresarios y personalidades de distintos ámbitos de la sociedad catalana comienzan a involucrarse en él y Tabarnia se dota de bandera, presidente y gobierno.

Entre las acciones más sonadas del gobierno de Tabarnia fue su viaje a Waterloo para reunirse con el expresidente catalán Carles Puigdemont, huido de la Justicia, en la mansión que ocupaba. No hubo reunión.

Albert Boadella, Jaume Vives, Tomás Guasch y Miguel Martínez en Waterloo

¿Dónde está ahora el movimiento Tabarnia?

Languideció, dice a cope.es su ministro de Deportes Tomás Guasch, lamentándolo y mucho. "Tabarnia fue un ejercicio de valor cívico extraordinario que sacó de quicio al nacionalismo, luego triunfó, además desde el humor. Puso al nacionalismo lamentable que nos invade delante del espejo desde lo fundamental: ¿usted se quiere separar de España? perfecto, nosotros nos queremos separar de Cataluña. Vivimos momentos inolvidables la visita a Waterloo, la recepción en el Parlamento Europeo, la manifestación de marzo de 2018,... todo eso fue inolvidable. La presencia de Albert Boadella en la presidencia le daba una marcha tan extraordinaria que a algunos partidos constitucionalistas les llegó a molestar porque si terminaría en un partido político, que si el mensaje de Tabarnia superaba lo tradicional... Fue una idea extraordinaria que languideció porque muchos de sus promotores huyeron por la derecha o por la izquierda, no hubo interés en que Tabarnia se mantuviera".

Audio

"Si Tabarnia volviera sería un clamor"

Solo habría que hacer una encuesta en la calle para comprobar lo que afirma Tomás Guasch: "Si Tabarnia volviera sería un clamor". De momento de "Tabarnia queda la ilusión y la frustración. El saber que todos los motivos que en su día animaron a su puesta en marcha siguen vivos y coleando. Aquella Cataluña que se rebeló después de la mascarada de 2017 sigue siendo la misma y la situación de mucha gente no ha cambiado para nada, si acaso ha ido a peor".

¿Qué habría que hacer entonces? "Quizá Tabarnia acabará saliendo del armario. Su grito, sus reivindicaciones, sus motivos, ese querer algo mejor para nuestra tierra sigue ahí, lamentablemente.Cada mes que pasa, Cataluña, Tabarnia y la cuna que nos menea está peor. Si Tabarnia volviera creo que sería un clamor".

Audio

#14F: "Un gran riesgo para la salud"

Para el ministro de Deportes de Tabarnia mantener las elecciones catalanas el 14 de febrero es insensato y un riesgo para la salud, no solo de los votantes sino, sobretodo, para los componentes de las mesas electorales, que van a tener que aprender a ponerse, sin ser sanitarios, un EPI (Equipo de Protección Individual) para protegerse de aquellos electores, enfermos de covid, que podrán acudir a votar durante la última hora antes de que cierren los colegios electorales.

Los partidos independentistas y el Gobierno de la Generalitat por medio de su portavoz, Meritxell Budó, acusan al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de cometer una "irresponsabilidad" al mantener la fecha electoral del 14F y de "poner en riesgo" la salud del electorado, sin embargo, olvidan que fue el presidente del Parlament, Roger Torrent quién disolvió la cámara y fijó el día de San Valentín como fecha para los comicios autonómicos.

¿Coincide el ministro tabarnés con el independentismo? No exactamente, porque el primero no busca rédito electoral y los segundos temen una alta abstención y que su electorado prefiera quedarse en casa ante el temor al contagio.

Tomás Guasch cita al profesor Luis del Val cuando en una de las imágenes del día de "Herrera en COPE" aseguraba que las elecciones catalanas iban a ser la madre de todos los botellones. "El riesgo para la salud de todos será muy alto, las elecciones catalanas será la madre de todos los botellones. La gente manifestándose, como los jóvenes de la CUP... Estamos dirigidos por una tropa de gente mediocre y absurda, coleccionista de boutades. Su cagada del día supera al anterior y la de mañana supera a la de hoy. Firmo el empate y que a finales de febrero las UCIs no estén peor que hoy".

Audio

¿Qué se puede esperar el 15 de febrero? "¡Qué la Virgen de Montserrat nos proteja!

Según las últimas encuestas sobre estimación de voto, las fuerzas no independentistas -PSC, CatComú Podem, PP, Cs y Vox- se harían con el 55% de los votos frente al 39% de Junts, ERC y la CUP.

Los sondeos otorgan la victoria al PSC con el efecto Salvador Illa. Un triunfo del que desconfía Tomás Guasch, "¿qué que espero del 15 de febrero? Un tripartito. Calculo que la nómina de una cuarta parte del electorado depende de que quienes mandan continúen en sus puestos y votarán como un solo hombre. Añádele la ley electoral y tienes el pastel. Aquí no se juzga la gestión, el valer, si contara para algo todo eso a los que nos mandan los poníamos en la frontera y tirábamos la llave. Cataluña es un horror, también para los nacionalistas; no hay un solo indicativo, no te digo risueño sino mínimamente optimista, pero no hay vuelta de hoja. Que sigan mandando nuestros horrorosos y nosotros cobrando. Que el PSC sea la esperanza para algunos te acaba de pintar el cuadro. Tripartito al estilo de cuando gobernó Montilla. ¡Qué la Virgen de Montserrat nos proteja!" concluye.

Audio

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar