• Miércoles, 28 de febrero 2024
  • ABC

COPE

28-M: Pedro Sánchez deja al PSOE hecho añicos

La pulsión de cambio deja al partido con un poder autonómico y municipal casi residual y al Presidente en las peores circunstancias para afrontar el resto de la Legislatura

El PSOE se desinfla en prácticamente todo el mapa de España y centra su atención las elecciones generales
Ricardo Rodríguez
@rrodriguezmaeso

Jefe de Política

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 08:59

El 28-M deja en serios apuros a Pedro Sánchez. El triunfo del PP con la gran palanca del cambio, deja al presidente del Gobierno en las peores circunstancias para afrontar el resto de la Legislatura y sin apenas capacidad de maniobra ante las generales de dentro de 7 meses con el PSOE hecho añicos, de arriba abajo. La dureza de la debacle nunca figuró en la plantilla de La Moncloa. Sánchez decidió convertir las municipales y autonómicas en un pulso entre él y Alberto Núñez Feijóo y ha recibido un derechazo directo en la cara.

Toda la campaña presidencial se ejecutó en clave nacional. Los estrategas despreciaron la oportunidad abierta de castigar a Sánchez. Pasarle factura por su ejecutoria. Eran las primeras elecciones en toda España del mandato de Sánchez desde noviembre de 2019 y la ciudadanía le han castigado por sus errores abofeteando a sus candidatos. El PSOE ha sido humillado en Madrid, ha perdido feudos autonómicos claves, especialmente la Comunidad Valenciana, Aragón y Extremadura, y amarra Castilla La Mancha en el alero gran parte del escrutinio. Los pactos post-electorales salvarán Asturias y Navarra. La llave en Canarias la tiene CC.

En el camino se deja además abundante poder municipal. El desplome es apabullante con la pérdida de 15 de sus 22 capitales de provincia y la diferencia en el voto global de las locales es rotunda. 800.000 papeletas. Ello supone a los socialistas perder alcaldías como lasde Sevilla, una de las joyas de la corona, Huelva, Granada, Cádiz, Valencia, donde cogobernaban con Compromís, Valladolid, Castellón o Palma. Tampoco pudo anotarse la reconquista de Barcelona. Las expectativas de apuntalar al candidato del PSC, Jaume Colboni, se frustraron al imponerse el cartel de Junts, Xavier Trias. El mayor municipio en manos del PSOE ha pasado a ser Las Palmas de Gran Canaria. Sánchez siguió el escrutinio desde La Moncloa.

La comparecencia desde Ferraz de Pilar Alegría sólo sirvió para admitir la derrota y emplazar a una reflexión que arrancará este lunes la Ejecutiva Federal del PSOE. El horizonte es demoledor para unas siglas que tiene sólo medio año para volver a presentarse como una opción capaz de ganar. Ahora, falta por saber cómo asumirá Pedro Sánchez el desastre ante las Legislativas a la vuelta de la esquina. Las federaciones necesitan una reacción ante un fracaso que pocos quisieron ver, pero que ha abierto los ojos a un tropel de dirigentes. La lectura general es que el 28-M se les ha llevado por delante; pero la gran duda persistente está en cómo sale el PSOE de esta encrucijada.

Los magullados cargos socialistas andan con el miedo en el cuerpo. No saben cómo reaccionar ante lo que se les ha venido encima. “¿Cómo hemos llegado hasta aquí?” Es una pregunta recurrente que se formulan en el seno de la organización. Hay quienes hallan la respuesta en la envenenada convivencia de la coalición de Gobierno. En las alianzas del líder. En su peculiar forma de retar a la opinión pública con sus decisiones. Es un análisis compartido desde ámbitos socialistas imbuidos del sentimiento de fin de ciclo. “Nosotros mismos nos hemos situado contra las cuerdas”, arguyen. Son quienes hablan de dos PSOE: “El que pisa tierra y el que no”. En uno están los cuadros locales y provinciales. En el otro, Ferraz y La Moncloa.

A los motivos de los españoles para rechazar la figura de Pedro Sánchez, se añadía el auge de Bildu en el País Vasco. Los proetarras pasan a ser la primera fuerza en número de ediles y se ha convertido en la más votada en una ciudad como Vitoria. El escaparate otorgado por el presidente del Gobierno a la fuerza de Arnaldo Otegi, hasta el punto de hacer de la misma un socio preferente en Madrid, le ha dado gasolina electoral, a pesar de las críticas internas. “Nos ha hecho polvo”, admiten ahora desde el PSE. En La Moncloa nunca quisieron pensar en las consecuencias de dejar a la izquierda abertzale cosechar tanto rédito de su entente.

Vuelve a ver aquí el especial de COPE sobre las elecciones municipales y autonómicas:




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar