Sánchez naufraga en la repetición electoral y pierde tres escaños respecto a abril

El PSOE sigue siendo la fuerza política más votada pero sigue necesitando de una abstención o del independentismo para gobernar

Sánchez cae en “redondo” ante un endiablado escenario post-10N

 

Paco Delgado
@Delgado_LPaco

Redactor de COPE y director de 'Hollywood Land'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 06:06

El Partido Socialista Obrero Español ha ganado las elecciones generales del 10 de noviembre con 120 escaños, siendo así la fuerza política más votada después de que más de 6.700.000 personas se hayan decantado por Pedro Sánchez. Naufragan así las expectativas socialistas de crecer en escaños respecto a las elecciones generales del pasado 28 de abril y, sobre todo, a partir de las estimaciones del CIS que preveían una subida hasta los 150 diputados. Consigue así mantenerse Sánchez en números muy similares a los de los anteriores comicios, bajando hasta 3 escaños.

Sin embargo, el revés más grande ha sido en el Senado, donde el PSOE ha perdido la mayoría absoluta que ostentaba estos meses pasados. El pasado abril consiguió 123 senadores, mientras que este 10 de noviembre el número se ha quedado en 97, a 8 representantes de la mayoría absoluta de la Cámara Alta.

En Cataluña, los socialistas han conseguido mantener los 12 diputados que ya consiguió el PSC el 28A, mientras que tres de los escaños que ha perdido Sánchez se han escapado tanto en Baleares como en la ciudad autónoma de Ceuta, cuyo único diputado ha sido para Vox, o en Cantabria, donde también ha ganado un representante Vox. También ha perdido escaños en la Comunidad Foral de Navarra o en la Comunidad de Madrid.

El candidato socialista, Pedro Sánchez, ha comparecido tras los resultados para dar “gracias de corazón” a quienes le han votado. “Hemos ganado las elecciones y nuestro proyecto político es formar un gobierno estable”, empezaba Sánchez. El secretario general socialista hacía “una llamada a todos los partidos políticos que tienen que actuar con responsabilidad como yo me comprometo a formar gobierno”.

En ese momento, los propios simpatizantes que se congregaban en Ferraz, cortaban constantemente el discurso del líder a gritos de “¡con Iglesias sí!”. Continuaba Sánchez: “Esta vez sí o sí vamos a conseguir un gobierno progresista”. Pero, eso sí, aseguraba que “no depende solo del PSOE, los españoles quieren que lo formen varios partidos”.

Por último, Sánchez arremetía contra Vox: “Llamamos a todos los partidos políticos salvo aquellos que se excluyen de la convivencia con el discurso del odio”.