• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Los separatistas catalanes y el nacionalismo vasco, claves si Pedro Sánchez quiere gobernar

ERC ha perdido dos escaños mientras que PNV y Bildu recuperan un representante cada uno 

Vídeo

 

José Melero Campos
@ImparablesCope

Redactor y presentador del programa "Imparables Cope".

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11 nov 2019

Los separatistas catalanes y el nacionalismo vasco volverán a ser clave para forjar una mayoría estable en España. Nada nuevo bajo el sol, y así será por muchos años mientras se mantenga la actual Ley Electoral.

Pedro Sánchez necesitó de ERC, PdCat (gen del actual JxCat), PNV y Bildu para ganar la moción de censura que le llevaría a La Moncloa en 2018, y hubieran sido agentes necesarios para que Sánchez se mantuviese en el cargo presidente del Gobierno tras el 28-A, ahora después de los comicios de este domingo se repetirá la misma historia.

Pese a que en Cataluña la participación respecto a abril ha caído ligeramente, las fuerzas separatistas siguen acaparando la mayoría de los escaños en liza, pese a que la principal fuerza en la comunidad autónoma, ERC, ha perdido dos escaños respecto al 28 de abril, pasando de los quince a los trece representantes en la Cámara Baja en las cuatro provincias (Barcelona, Lleida, Tarragona y Gerona). Esquerra ya durante la campaña se mostró abierto a apoyar al candidato socialista en una hipotética investidura. Así lo mostró el número uno de la formación por Barcelona, Gabriel Rufián, que advirtió no obstante a Sánchez que "en política nada es gratis", en alusión indirecta a la situación de los políticos que permanecen en prisión tras la sentencia del Tribunal Supremo.

Más exigente se ha mostrado JxCat, que condiciona su apoyo al diálogo y a la negociación. El partido que lidera desde Bruselas el fugado Carles Puigdemont, ha pasado este 10-N de los siete escaños a los ocho representantes en el Congreso. La CUP se ha estrenado en unas elecciones generales con dos representantes, ambos por Barcelona, lo que permite al independentismo catalán obtener un diputado más que el 28-A.

La participación ha pasado en Cataluña del 74,57% al 72,19%, lo que pone de manifiesto que la sentencia del ‘procés’ por parte del Tribunal Supremo a mediados de octubre y la movilización de los independentistas, con grandes dosis de violencia callejera en las últimas semanas, no ha hecho que ERC y JxCat hayan avanzado en sus apoyos.

PNV y Bildu mejoran sus resultados 

Euskadi también ha registrado una menor participación respecto al 28-A, pasando del 71,26% al 69.90%. El PNV continúa siendo la fuerza más votada entre las tres circunscripciones vascas (Vizcaya, Guipúzcoa y Álava) tras lograr un total de siete escaños frente a los seis obtenidos el pasado mes de abril.

Los nacionalistas vascos, cuyos diputados tradicionalmente han tenido un peso importante a la hora de sacar adelante una investidura excepto en etapas de mayoría absoluta, previsiblemente daría su apoyo a Pedro Sánchez, siempre que previamente los socialistas acuerden un pacto de investidura con Unidas Podemos. Ya ocurrió en el pleno del pasado mes de julio, cuando el PNV se abstuvo en la votación después de que el acuerdo entre la izquierda nunca llegase.

En los últimos días el cabeza de lista del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha mostrado (casi teatralizado) un cierto malestar con Sánchez después de que el candidato socialista anunciara una mayor penalización de la convocatoria de referendos. Veremos hasta donde llegaría el pulso.

Bildu por su parte ha pasado de los cuatro escaños a los cinco. El líder de la formación proetarra, Arnaldo Otegi, no ha dudado esta semana en poner al servicio de Pedro Sánchez sus diputados para invertirle presidente del Gobierno, pese a que se ha mostrado convencido de que el presidente en funciones "va a estar" por la opción de "blindar el régimen borbónico" porque Sánchez ya dijo que no quería depender de los independentistas.

Lo más