¿Cómo resolverías la situación política en España?

El resultado que arrojan las elecciones generales de este domingo nos muestran un Congreso más fracturado que nunca

¿Cómo resolverías la situación política en España?

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 05:56

Los resultados que nos ha dejado la jornada electoral de este domingo no abocan a un nuevo bloqueo político que nos encamine a unas terceras elecciones o a un pacto del bloque de izquierdas apoyado por los nacionalistas e independentistas. La otra opción viable, un pacto entre los dos grandes partidos, era rechazada por el propio Pablo Casado minutos después de conocerse los datos del escrutinio.


El bloque de la izquierda formado por PSOE, Podemos y Más País supera en 6 escaños al de la derecha que componen PP, Vox, Cs y Navarra Suma, según los resultados de las elecciones con todos los votos escrutados.

 
Embed Playbuzz

Son varios los escenarios posibles que se abren a partir de este lunes:

Gobierno Frankenstein

Una de las opciones que gana enteros tras conocer el reparto de escaños de la Cámara Baja es el Gobierno Frankenstein. Los partidos que se pusieron de acuerdo para echar a Mariano Rajoy de la presidencia del Gobierno a través de la moción de censura podría suponer una de la opciones a barajar. La inestabilidad de ese supuesto Gobierno, unido a los chantajes de los nacionalistas y separatistas, dejaría muy poco margen de maniobra a un Pedro Sánchez que, según sus palabras, convoco estas elecciones precisamente para no pactar con ERC.

Gran coalición (PSOE-PP)

El planteamiento mejor visto por Europa. Más de 200 escaños unidos y casi 12 millones de ciudadanos representados en un mismo Gobierno. Una opción que podría aportar gran estabilidad al país con políticas estructurales de largo recorrido. La falta de tradiciones de gran coalición en nuestro país, unido a las grandes diferencias programáticas serían las barreras insalvables para una opción que parece poco probable.

Abstención del PP

Esta podría ser una de las opciones más fáciles para la gobernabilidad del país. Dos grandes partidos, ambos constitucionalistas y bien vistos por Europa. Una abstención que podría ser traducida como un gesto de Estado. Una abstención por España. Pero es un escenario que ni si quiera podemos llegar a plantear, ya que el propio Casado lo daba como una opción imposible.

Terceras elecciones

La última y más triste y frustante de las opciones sería volver a las urnas. Organizar los que serían los quintos comicios en menos de cuatro años. Un escenario, probable, y que podría generar grandes dosis de distanciamiento entre la sociedad y la política. Y ahondar en el descrédito creciente. Una mala opción sin duda.

Lo más