COPE

FESTIVAL SAN SEBASTIÁN

Maru Solores viaja en su segundo filme hacia la infancia y el útero materno

"Aztarnak-Huellas" es un documental con el que la cineasta Maru Solores realiza un viaje cargada de preguntas hacia la infancia olvidada y el útero materno. ¿Lo que le ocurrió en esa etapa de la que nada recuerda podría ayudarla a entender su presente?

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:02

"Aztarnak-Huellas" es un documental con el que la cineasta Maru Solores realiza un viaje cargada de preguntas hacia la infancia olvidada y el útero materno. ¿Lo que le ocurrió en esa etapa de la que nada recuerda podría ayudarla a entender su presente?

Solores, cuyo primer largometraje, "Camera Obscura", estrenó en 2011 en la sección Punto de Encuentro de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), presenta este viernes en el 69 Festival de San Sebastián su segundo trabajo, con el que se clausura Zinemira, el apartado dedicado a las producciones vascas.

La realizadora juega esta vez en su ciudad. Lo hace con un proyecto muy personal y un enfoque muy subjetivo para abordar cuestiones que empezó a plantearse después de vivir ella misma la experiencia de ser madre.

En una entrevista con EFE, cuenta que para afrontar la preparación al alumbramiento de su hija acudió al centro Hazi Hezi de San Sebastián, una de cuyas premisas es que el bebé no debería hacer el camino solo "ni durante el embarazo ni el parto, ni durante los primeros años de vida".

En torno a ese centro, se formó una asociación para "promover el parto y la crianza respetuosa" que organizó reuniones con expertos como el médico obstetra francés Michel Odent, uno de los pioneros del parto acuático y defensor del alumbramiento natural, que tiene una importante participación en el documental.

"Una vez concluida la fase de la crianza, vi toda la información que tenía pero que no llegaba a la sociedad, no había debate al respecto, y me dije que desde mi posición de cineasta podía hacer algo", señala.

Le interesaba indagar en esa parte de la vida que no recordamos, entre otras razones porque "muchas veces se tiende a negar". "Como no te acuerdas, eso no te afectó para tu desarrollo posterior, y no es cierto. Base científica sobre ello hay bastante", apunta la cineasta.

Madres embarazadas, parejas que preparan la llegada de sus hijos y les acompañan en sus primeros años de vida hablan de sus experiencias en este documental, de los momentos placenteros vividos y también de las dudas y el sentimiento de culpa. Mujeres que se preguntan por las huellas que dejarán "las semillas de sufrimiento y felicidad que se siembran en la infancia".

"Todas lo intentamos hacer mejor que nuestras madres, aunque cada una trae su mochila e inconscientemente también estás transmitiendo cosas que no te parecen que son las mejores pero que no puedes evitar. Es un aprendizaje continúo", afirma.

Puntualiza, no obstante, que con su película no pretende hacer proselitismo de una manera de enfrentarte al nacimiento y al cuidado de los hijos en la que se fomenta el contacto y la cercanía constante.

"No estoy diciendo que hay que hacer las cosas así para que los niños salgan bien, espero que no se entienda de ese modo. Yo elegí ese camino, en el que me he ido tropezando pero también me he ido conociendo mejor", comenta.

Explica que las primeras grabaciones las realizó entre 2013 y 2014 sin pensar que iban a ser utilizadas en el documental, que finalmente se montó combinando esas imágenes antiguas con las recientes.

Se dedicó al proyecto "con muchas interrupciones" hasta que en 2018 fue seleccionado para la iniciativa de micromecenazgo Meta de la Diputación de Gipuzkoa, por el que consiguieron fondos privados que se complementaron con una ayuda del ente foral.

Esa aportación fue importante para difundir el proyecto y para que otras instituciones "confiaran" en él "a la hora de solicitar financiación", añade. EFE

ab/rh/crf

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar