Las Bolsas, el mercado de bonos y el petróleo “olfatean” y apuestan por un inminente acuerdo comercial

El Ibex 35 ha cerrado con un alza de un 0,52 por ciento y se sitúa en los 9.447 puntos

Enagás y Naturgy sufren en Bolsa tras el recorte de retribución fijado por la CNMC

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 17:49

Los inversores están convencidos de que serán buenas las noticias procedentes de las negociaciones comerciales entre las dos mayores potencias económicas del mundo. Creen que el retraso en la firma de los acuerdos permitirá profundizar en la retirada cruzada  de aranceles entre ambos países.  China y Estados Unidos están dispuestos, -aparentemente y si nada se tuerce en el camino-, a eliminar de forma progresiva los aranceles que se han ido imponiendo mutuamente a lo largo de su ya largo enfrentamiento comercial. China, además, está estudiando abrir su industria financiera al capital exterior. Va a levantar todas las restricciones a los bancos foráneos, a las gestoras de fondos  y las sociedades de valores, lo que se interpreta como una intensa señal de buena voluntad. Los analistas barajan ahora como posible lugar de la firma la ciudad de Londres tras la reunión de la OTAN que tendrá lugar a comienzos de diciembre.

Las Bolsas de Estados Unidos marcan esta tarde nuevos máximos históricos. Dentro de casa, el índice Ibex 35 ha cerrado en 9.447 puntos, con alza de un 0,52 por ciento. Hoy ha llegado a rozar los 9.500 puntos, que es su nivel más alto desde el pasado mes de abril. Se han disparado  los bancos y los valores cíclicos, que son los que más se pueden beneficiar por una cese de las hostilidades en el ámbito comercial. Se ha disparado Arcelor, Ence  y también Amadeus, cuyo  beneficio ha crecido un 12 por ciento en los nueve primeros meses del año, hasta 992 millones de euros. Ha subido Enagás, tras conocerse que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha suavizado los recortes en la retribución que recibe la compañía por transporte de gas. También se ha disparado hoy BME, ante el posible interés de Euronext en lanzar una oferta de compra sobre el gestor de los mercados españoles. Euronext controla ya siete mercados europeos, entre ellos los de París, Bruselas, Lisboa o Ámsterdam.

El repunte de hoy en los mercados se ha producido a pesar de las peores previsiones para la economía europea y a pesar de los tibios datos  que se están publicando en Alemania. Se ralentiza la locomotora económica de Europa. Hoy se ha conocido que la producción industrial en aquél país se ha contraído en septiembre seis décimas, que es un mal dato por sí mismo y además es peor de lo que se esperaba. La Comisión Europea ha reducido en cuatro décimas sus previsiones para el crecimiento económico del España en este año, hasta el 1,9 por ciento. El gobierno español mantiene sus previsiones en el 2,1 por ciento.  Para los años 20 y 21 Bruselas pronostica para España un crecimiento del 1,5 y del 1,4 por ciento, respectivamente. Aun así, España continuará como el país con mayor crecimiento entre las mayores economías de la zona euro.
Por su parte, el boletín económico del Banco Central Europeo augura un crecimiento moderado, pero positivo, en la zona euro en la segunda mitad del año en curso. La demanda interna, según el BCE, ha mantiene la actividad económica en niveles sólidos. La confianza de los consumidores se ha estabilizado a lo largo del año, ha dejado de deteriorarse como venía sucediendo en los últimos dos ejercicios. Es un dato.  Además, los bajos tipos de interés continuarán respaldando la inversión de las empresas.

Hoy  ha tenido lugar una nueva reunión del consejo del Banco de Inglaterra. Es la primera tras el anuncio de adelanto electoral en el Reino Unido. El tipo de referencia se mantiene en el 0,75 por ciento. No se descarta una próxima baja de tipos si la incertidumbre sobre el Brexit o el propio Brexit golpean a la economía británica.

En el mercado petrolero el crudo sube alentado por la posibilidad de que la economía mundial mejore tras el cese de los enfrentamientos comerciales.  Supera los 62,5 dólares por barril. En el mercado de deuda están subiendo las rentabilidades de los bonos. El de Estados Unidos a diez años supera limpiamente el listón del 1,9 por ciento. El “bund” alemán ofrece un menos 0,25 por ciento, mientras los bonos españoles rinden un 0,37 por ciento. Hoy el Tesoro ha colocado 3.590 millones de euros en bonos y obligaciones con vencimiento a 5, 10 años y 15 años. Ha colocado además bonos ligados a la inflación. La tesorería pública ha elevado la rentabilidad de su deuda a 10 y 15 años, mientras ha reducido el rendimiento de los bonos a 5 años. La rentabilidad de las obligaciones a diez años ha subido del 0,256 por ciento al 0,301, mientras la de los títulos a 15 años ha aumentado del  0,658 al 0,705 por ciento  El rendimiento de los bonos a un lustro ha pasado del menos 0,21 al menos 0,19 por ciento.

Etiquetas

Lo más