Lo único que ha subido hoy en la Bolsa ha sido el desconcierto y el desánimo

Crecen las dudas y aumenta el pesimismo

Imagen de la Bolsa de Archivo

Chema Moya

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 18:00

La bola de nieve sigue deslizándose ladera abajo y, de momento, no hay quien la pare. Nadie encuentra asideros para asumir riesgo en Bolsa, ni siquiera a los precios casi de saldo que hay en muchas empresas. Hoy han arreciado las órdenes de venta prácticamente en todo el mercado. Incluso los  valores más castigados en los últimos días han recibido nuevas andanadas vendedoras.

El índice Ibex 35 ha bajado un 1 por ciento, hasta 9.208 puntos. Está en sus niveles más deprimidos desde finales de 2016. Los analistas técnicos sitúan el siguiente suelo por debajo de los 9.000.

BBVA ha sido un de los que más ha sufrido en la sesión de hoy.  Ha perdido un 2,5 por ciento y ha ido a buscar apoyo a los 5 euros por acción, frente a los 7,5 de comienzos de año. Acumula por tanto una caída del 25 por ciento.  Banco Santander se dirige a los cuatro euros por título en un movimiento bajista vertiginoso que comparte con Telefónica, cuyas acciones se alejan de los 7 euros. La capitalización bursátil de Telefónica se sitúa en menos de 35.000 millones de euros, frente a los 100.000 millones que llegó a tocar en sus mejores momentos. Los accionistas de la operadora, a estas alturas, tendrán ya muy deteriorada su tensión arterial.  No es para menos.

Pesa la creciente tensión comercial internacional. Hoy el presidente Trump podría anunciar una nueva batería de aranceles a productos chinos. Los avances en las negociaciones para un acuerdo con Canadá no han bastado para que los inversores olviden los malos presagios sobre la relación entre Estados Unidos y China.

Y pesa la crisis de las divisas de países emergentes. El Fondo Monetario Internacional ha dejado entrever que se han producido avances en las negociaciones para lanzar un nuevo salvavidas a la decrépita economía de Argentina. Pero eso hoy no ha tranquilizado a casi nadie.

En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo ha aumentado hasta 112 puntos. El Tesoro ha colocado hoy bonos y obligaciones a medio y largo plazo. Lo ha hecho con holgura, aunque la  demanda se ha reducido ligeramente frente subastas anteriores. Ha captado 4.920 millones de euros en la colocación ordinaria, más otros 545 millones en títulos ligados a la inflación.   La tesorería pública ha tenido que asumir mayores constes de financiación. La rentabilidad de los bonos a cinoc años ha subido del 0,37 hasta el 0,42 por ciento. El rendimiento de las obligaciones a diez años ha pasado del 1,43 al 1,45 por ciento, mientras los títulso a 30 añlo ofrecen un 2,60 euros (2,24 en la anterior colocación).

Lo más