Verano sin descanso del 43 Grupo: 1.120 horas de vuelo en 120 incendios

Los aviones de esta unidad del Ejército del Aire han descargado 19 millones y medio de litros de agua

Audio

 

Manuel Ángel Gómez
@manuiza64

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:18

“No ha sido un verano especialmente ajetreado en la extinción de incendios, más bien dentro de la media”, asegura el teniente Miguel Belmonte, piloto del 43 Grupo del Ejército del Aire. En la campaña de este verano -que aún no ha finalizado- los aviones del 43 Grupo han intervenido en la extinción de 120 incendios en 14 comunidades autónomas, y también han actuado fuera del territorio nacional, en Portugal y Grecia. El teniente Belmonte dice que -quizá- los más complicados de apagar han sido los fuegos de Tarragona y Canarias. “En Tarragona había altas temperaturas y un viento fuerte, lo que hacía que hubiera muchas turbulencias, y que es lo que realmente a nosotros nos afecta, y dificulta nuestra actuación”, señala el piloto. En el de Canarias se llegaron a emplear hasta cinco aeronaves, con tripulaciones reforzadas.

Los pilotos de esta unidad del Ejército del Aire han realizado 1.120 horas de vuelo en las labores de de extinción de incendios forestales de esta campaña estival. Y sus aviones han descargado alrededor de 19 millones y medio de litros de agua. Cada descarga supone unos 6.000 litros. Han participado 45 pilotos, 24 mecánicos de vuelo y 150 personas de personal de tierra, “ayudando con el mantenimiento y la reparación de los aviones para que estuvieran operativos a diario”, afirma el militar. Han tenido disponibles a diario 11 aeronaves.

Explica el teniente Belmonte que “no es cierto que en otoño e invierno deje de haber incendios”. De hecho, cuenta que este último invierno ha sido “movidito”, aunque sea cierto que se trata de fuegos “menos virulentos, más pequeños”. “En septiembre y octubre suelen concentrarse en el cuadrante noroeste de la península; ahí es donde al final del verano la gran masa de vegetación ha ido secándose y es más fácil que se produzcan incendios”, indica el piloto. A partir de noviembre se adiestran para mantener la operatividad de las tripulaciones y llevan a cabo vuelos de entrenamiento.

Lo más