Aviones del Ejército del Aire patrullan de nuevo el Báltico

“Hay que estar muy concentrado, cuando despegas no sabes a qué te vas a enfrentar”, dice el comandante Pablo Carretero

Audio

 

Manuel Ángel Gómez
@manuiza64

Jefe de Internacional de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:27

Cinco aviones F-18 del Ala 12 del Ejército del Aire vigilarán desde hoy -1 de mayo- hasta el 31 de agosto el espacio aéreo de los países bálticos dentro de la misión de Policía Aérea del Báltico de la OTAN. Ésta es la sexta ocasión en la que España participa en esta misión desde 2006. “La misión consiste en hacer una defensa aérea de los países bálticos porque ellos no tienen una capacidad aérea muy potente”, dice comandante Pablo Carretero, uno de los pilotos que desplegará en el destacamento Vilkas, en la base aérea de Siauliau, en Lituania. Explica que “en el caso de que hubiera una intrusión en el espacio aéreo báltico desplegaríamos dos aviones para ver en qué consiste esa intrusión y cuáles son sus intenciones”, aunque también se trata de una misión de disuasión. 

En 2018 Eurofighters españoles -del Ala 11- interceptaron en esta misión alrededor de 20 aeronaves, la mayoría rusas. El jefe del Mando Aéreo de Combate del Ejército del Aire, teniente general César Simón López, afirma que hasta ahora “no ha habido ninguna situación alarmante; la casuística es muy variada, nuestra postura es defensiva, y normalmente la actitud de los aviones interceptados no es agresiva ni provocativa”.

El comandante Carretero asegura que “hay que estar muy concentrado; en el momento en el que te dicen que tienes que despegar todavía no sabes a qué te vas a enfrentar”, aunque lo habitual es que sea “un avión que puede haber perdido las comunicaciones y que no tenga ninguna intención hostil”. No obstante, señala que es necesario “estar en todo momento pendiente de lo que está pasando en tu entorno, en qué posición está el avión que vas a interceptar, ser capaz de ponerte a su lado, identificarlo visualmente, hablar con el controlador para pasarle toda la información, y -si la situación lo permite- realizar una fotografía para que evalúen en qué consistía la intrusión y sacar un poco de inteligencia”. Según este piloto del Ala 12, “cuando se va a realizar la identificación visual nos acercamos a una distancia de 50 ó 100 metros, una vez que la hemos hecho y hemos tomado la imagen fotográfica lo normal es que te separes un poco para estar en una posición de seguimiento y de observación para ver qué intenciones tiene”.

Los F-18 llevan para esta misión una configuración de misiles aire-aire “por si tuviésemos que reaccionar porque el avión a interceptar tuviese intenciones hostiles”, indica el comandante Carretero. En la base lituana estarán presentes 130 militares españoles formando parte del destacamento Vilkas durante estos cuatro meses.

Lo más