COPE

FESTIVAL PERALADA

Peralada le planta cara a la pandemia con el "Ballet for life"

El festival de Peralada se negó a cancelar su edición de 2020 y rendirse al coronavirus, para lo que ideó un formato telemático con presencia simbólica de público, pero éste 2021 ha optado por plantarle cara a la pandemia con la ayuda del "Ballet for life (Ballet por la vida)" de Maurice Béjart.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:29

El festival de Peralada se negó a cancelar su edición de 2020 y rendirse al coronavirus, para lo que ideó un formato telemático con presencia simbólica de público, pero éste 2021 ha optado por plantarle cara a la pandemia con la ayuda del "Ballet for life (Ballet por la vida)" de Maurice Béjart.

Béjart concibió aquella pieza, que se estrenó en 1997, también como manera de enfrentarse a un virus, en aquel caso el del sida, que acabó con la vida del bailarín Jorge Donn.

Donn había sido la estrella del Ballet Béjart y, junto a otra estrella del arte arrebatada por la misma enfermedad como era Freddie Mercury, éste al frente de Queen, inspiraron un canto a la vida que, este viernes, ha servido para inaugurar Peralada y realizar una declaración de intenciones frente a la nueva pandemia.

Este festival ejerce de bandera cultural en España y su manera de reivindicar este ámbito ha sido programar de inicio este espectáculo de danza con música de Mercury y Mozart.

Peralada ya había programado el "Ballet for life" en 2010, pero las circunstancias actuales han convencido a sus organizadores de que aquel mensaje tenía que volver al escenario para reencontrarse con un público fiel que tuvo que conformarse en su enorme mayoría con seguir la edición del año pasado a través de la pantalla.

De inicio, "It's a beautiful day" y despliegue de vestuario de Versace) para seguir con buena parte de los grandes éxitos de Queen, intercalados con alguna obra de Mozart.

Humor sobre el escenario, en el que pseudoespectros con movimientos fantasmagóricos daban vida a canciones como "I was born to love you" y, en el momento álgido, "Bohemian Rhapsody" y "I want to break free".

La última pieza, "The show must go on", ha sido otro de esos mensajes para el momento actual, el de que el espectáculo debe continuar.

Sin Maurice Béjart, Gil Román dirige desde 2007 este "Ballet por la vida", conocido también como "Le Presbytère", sin que se haya perdido ni un ápice del discurso que concibió su creador.

Esta vez, el mensaje ha tenido más impacto que antes de que, a inicios de 2020, el coronavirus llegase a España y sacudiese sanidad y economía, pero también conciencias como hizo en su momento el sida.

Todavía no está claro que la sociedad vaya a salir de ésta con un nuevo espíritu mejorado, pero, desde Peralada, el mensaje ha sido el de que la vida es un regalo que hay que exprimir y que, en todo caso, siempre continúa.

El festival arranca por lo tanto con esta energía en una edición dedicada a uno de sus impulsores, Arturo Suqué, fallecido el pasado 30 de abril.

Al Ballet Bejart le seguirá ahora todo un rosario de actuaciones programadas hasta el próximo 1 de agosto, entre las que destacan otras piezas de danza, pero también de ópera, el eje de esta cita de los veranos de la Costa Brava.

Sin abandonar esa postura de mantenerse firme frente a la pandemia, la organización se ha atrevido incluso con una producción propia, "Orlando (HWV 31)" de Händel, y con un recital a cargo de Sondra Radvanovsky, Jonas Kaufmann y Carlos Álvarez.

Y también se mantiene el espacio dedicado a la música contemporánea con Rufus Wainwright y Silvia Pérez Cruz. Como cantaba Mercury, "The Show Must Go On".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo