FESTIVAL PERALADA (Previsión)

La leyenda Santana pasa por Peralada para repasar lo mejor de su carrera

Una leyenda de la guitarra como es el mexicano Carlos Santana ha pasado hoy por el Festival de Peralada para repasar lo mejor de su carrera, que no es poco a sus 71 años, y dar la oportunidad a los mitómanos de la música de validar en su libreta de conciertos una casilla más que destacada.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 01:26

Una leyenda de la guitarra como es el mexicano Carlos Santana ha pasado hoy por el Festival de Peralada para repasar lo mejor de su carrera, que no es poco a sus 71 años, y dar la oportunidad a los mitómanos de la música de validar en su libreta de conciertos una casilla más que destacada.

Santana ya sabe lo que espera de él el publico que asiste a sus actuaciones y, en esta gira actual, denominada 'Divination', se lo da sin freno alguno.

Esta vez, arrancó con una introducción que, acompañada de imágenes de Voodstock, rememoraba aquella cita clave en la vida del mexicano, para seguir con "Soul Sacrifice", "Jingo" y, de inmediato, apretar el acelerador con "Evil Ways".

La banda que le acompaña juega también un papel importante, ya que son músicos de primerísima fila, incluida su mujer y batería del grupo, Cindy Blackman.

Carlos Santana, quizá por que el de Peralada era el último concierto de su gira por España de este verano, se mostró parco en palabras, aunque su lenguaje fue la guitarra, con la que se metió definitivamente al público en el bolsillo cuando sonaron los primeros acordes de "Oye como va".

A Santana cuesta encasillarlo y si bien el rock tiene un peso primordial en muchas de sus composiciones, otras se pasean sin complejos por diferentes estilos o directamente los fusionan.

El componente social del mexicano se ha dejado ver también por Peralada, pero bastante hacia el final del concierto con alegatos a la armonía entre las personas, aunque en todo momento ha vestido una camiseta con una imagen de la paloma de la paz y el lema en inglés "ahora más que nunca".

Otro factor añadido en una actuación de este guitarrista es que se asiste al resultado que da medio siglo de carrera y un sinfín de premios acumulados.

A Carlos Santana se le vio cómodo sobre el escenario, algo normal después de una trayectoria como la suya, pero calificó de calmado al público de Peralada y, cuando sonó "Mona Lisa", le pidió que se soltará y se levantara de sus asientos para bailar.

Sabedor de que estaba en España, el guitarrista le dio un importante peso a sus creaciones de influencia latina, especialmente con la citada "Oye como Va" y con "María María".

La gracia de un concierto de este artista es que todo lo que toca, versiones aparte como la de "Roxanne" que se marcó Tommy Anthony aunque también, suenan a clásico de la música y hace que el público se sienta en un evento poco menos que histórico.

Así las cosas, el ovillo de joyas que poco a poco fue desmadejando acabó inicialmente con el "Corazón Espinado" y, después, llegaron los bises con un solo de batería de Cindy Blackman, un 'medley' de "Apache" y "Smooth" y, para acabar, toda una declaración con "Love, Peace and Happiness".

Peralada despidió con ese último tema a una figura mundial de la música y encara su última semana, en la que destacan dos espectáculos de prestigio internacional como son el que ofrecerá Svetlana Zakharova al frente de las estrellas del Bolshoi y Mourad Merzouki con su última creación, "Folia".

Ese último día, el 17 de agosto, Merzouki, el coreógrafo francés que encandiló al público en el estreno en su país de esa increíble mezcla de música barroca y hip hop, pondrá el punto y final a una edición de un festival que, este año, rendía homenaje a su fundadora y mecenas, Carmen Mateu, fallecida a inicios de este año.

Lo más