FESTIVAL SON DO CAMIÑO

El funk ácido de Jamiroquai protagoniza el segundo día de O Son do Camiño

La banda londinense Jamiroquai ha protagonizado hoy la segunda jornada del festival O Son do Camiño, donde el funk ácido que ha caracterizado sus más de veinticinco años de trayectoria ha conseguido hacer bailar a los más de 25.000 espectadores que se congregaban frente al escenario Estrella Galicia.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 01:12

La banda londinense Jamiroquai ha protagonizado hoy la segunda jornada del festival O Son do Camiño, donde el funk ácido que ha caracterizado sus más de veinticinco años de trayectoria ha conseguido hacer bailar a los más de 25.000 espectadores que se congregaban frente al escenario Estrella Galicia.

Los británicos salían al escenario con la puntualidad característica de las islas a las 23.25 horas bajo las primeras líneas de "Shake it on", el tema que abre su último álbum, "Automaton" y al grito de "Buenas noches Galicia".

Sin embargo, pese a que este inicio dejaba entrever que el concierto repasaría sus temas más nuevos en detrimento de los clásicos de la banda, Jamiroquai enseguida volvía a sus orígenes al recuperar para el directo como segunda canción "Little L", una de sus canciones más conocidas incluida en el "A funk odyssey" de 2001.

La banda liderada por el carismático Jay Kay -ataviado con un casco de "armadillo" iluminable- rememoró, como ayer hicieron The Killers con el rock alternativo de los 2000, los mejores años del electrofunk de los 90 en una sesión frenética, que no dio tregua a los asistentes y que tuvo como punto álgido la interpretación a mitad de set de la conocida "Cosmic Girl", que mereció los vítores de buena parte del respetable.

La letra futurista de esta canción y su ritmo amable contrasta con el caos que desató a continuación la pegadiza "(Don't) Give hate a chance", del disco "Dynamite" (2005), cuyo irresistible estribillo repleto de groove dejó claro que nadie en el Monte do Gozo iba a permanecer impasible ante la propuesta de Jamiroquai.

Para la recta final, tras más de una hora de beats, vocoders, loops y demás elementos clásicos de la música electrónica, los británicos reservarían algunos de sus temas más aclamados, como "Canned heat" o "Love foolosophy", que serían el preludio del fin de fiesta que llegaría con uno de sus temas más emblemáticos, "Deeper underground", del disco "Synkronidez" (1999).

El listón quedaba bien alto para los encargados de recoger el testigo desde el escenario Galicia, el septeto burgalés La Maravillosa Orquesta del Alcohol, conocidos como La M.O.D.A., que supieron sacar todo el jugo de su mezcla de folk, rock y pop y convirtieron en un karaoke improvisado alguno de sus temas.

La actuación encargada de bajar el telón de la segunda noche de O Son do Camiño sería la del Dj neerlandés Don Diablo, que haría gastar zapatilla a todos aquellos todavía en pie después del poderoso concierto de Jamiroquai.

Previamente, la sesión de tarde había estado protagonizada por artistas locales como Malandrómeda, cuyo estilo 'rapero' no terminaba de casar con el lugar asignado en el horario, pero que supieron salir al paso y convencer a los primeros en acudir al recinto de O Gozo, o la banda pontevedresa Furious Monkey House, cuyos miembros interpretaron sin complejos temas de rock duro pese a su corta edad.

Conforme pasaban las horas, subía el talle de los artistas en cada platea, y sería el 'rapero' puertorriqueño Residente, vocalista de la banda Calle 13, el primero en conseguir congregar un aforo ya considerable, aprovechando la tregua que ofrecía la lluvia, chispeante durante todo el día, en ese momento, gracias a los pegajosos ritmos latinos de su música.

Two Door Cinema Club, el otro gran reclamo de este segundo día, ofrecerían poco después en el mismo escenario Estrella Galicia un concierto lánguido, pero que, pese a todo, sería capaz de entusiasmar a los presentes gracias a temas tan adictivos como "What you know" o "Something good can work".

Tras ellos, la banda madrileña Toundra salió al escenario Galicia precedidos del "Breathe" de Pink Floyd a defender su elaborada propuesta de 'post' rock instrumental, repleta de virtuosismo técnico.

Mañana se pondrá el punto y final a la primera edición de O Son do Camiño con las actuaciones del rockero norteamericano Lenny Kravitz, principal cabeza de cartel de la jornada, acompañado por la esperada sesión Dj del neerlandés Martin Garrix y por la actuación de una de las sensaciones de la música urbana española, el madrileño C. Tangana.

Lo más