También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MADRID

El valor de Fortes sostuvo la tarde

El malagueño dio la única vuelta al ruedo con una corrida áspera de Lagunajanda

Derechazo de Fortes al primer toro de su lote, con...
 Derechazo de Fortes al primer toro de su lote, con el que dio la vuelta al ruedo tras su lidia | ARJONA | PLAZA 1
  • Sixto Naranjo

Tras los apretones del día del Santo Patrón, volvió la calma chicha a Las Ventas este martes. Se veía venir. Un cartel de toreros jóvenes pero desconocidos para el gran público no auguraba que la gente se pelease en las taquillas por una entrada. Algo que deja a las claras que, pese al leve aumento de abonos vendidos para este San Isidro, los aficionados apuestan sólo por comprar las entradas para los días fuertes. La entrada este martes en Las Ventas así lo atestiguaba. 

El colorado que abrió plaza evidenció demasiado pronto su escasez de fortaleza. Antes de entrar al caballo ya había rodado por el ruedo venteño. No ayudó un quite de Fortes violentando al animal. El palco hizo caso omiso a las protestas del público. El animal tenía una gran calidad, humilló y se desplazó con claridad. Pero cada vez que Juan del Álamo lo apretaba un poco, acababa perdiendo las manos. Alargó la faena Del Álamo en busca de un lucimiento que era complicado por la condición del toro. La estocada, desprendida, fue eficaz.

El cuarto tapó con su astifina testa su vareada anatomía. El toro se dejó como dicen los modernos. Mas la casta por allí no aparecía. Todo muy venido a menos. Como la faena de Juan del Álamo. Esta vez no quiso insistir cuando el animal dejó de querer moverse.

El cornalón que hizo segundo siempre tendió a meterse por dentro. En un quite de Román apuntó esta tendencia y lo evidenció aún más cuando Fortes cogió la muleta. El inicio de faena de rodillas con la muleta calada. Violento el toro, siempre embistiendo a arreones. Y firme el torero. Conmovedor el esfuerzo del malagueño y el sitio que pisó. Sin dar un paso atrás nunca, fue sacando lo que tenía el toro a base de tragar y ver pasar siempre los pitones muy cerca del fajín. Las manoletinas finales elevaron la tensión de la plaza, que pidió la oreja después de una estocada entera. No hubo mayoría y la vuelta al ruedo supo a premio justo.

El quinto fue otro ejemplar del hierro gaditano con más seriedad por delante que por detrás. Pareció tener buenos inicios, pero pronto se desfondó. Fortes tiró de nuevo de valor y sitio para intentar levantar el ánimo de una plaza algo ya desconectada del ruedo en esos momentos de la tarde. Se puso en el sitio, quiso tirar de la embestida del toro. Pero éste no estuvo por la labor. Una estocada en buen sitio y el silencio final pusieron fin a la obra.

El tercero de Lagunajanda rompió a bueno tras no decir nada en los primeros tercios. Embistió con buen son y calidad por los dos pitones. Román hilvanó una faena entonada, con momentos muy templados, de muletazos largos. Con valor puesto al servicio del toreo. Sin embargo, los tendidos no terminaron de meterse de lleno en el trasteo del valenciano. El susto llegó en forma de fea voltereta en el epílogo de la faena. El pitón apuntó a la chaquetilla. El milagro de San Isidro se lo había guardado para un día después. Se atascó con el descabello y todo quedó en una ovación.           

Hubo que esperar al sexto para ver un toro con algo temperamento. El de Lagunajanda se vino arriba en banderillas y llegó al último tercio embistiendo con transmisión y pujanza. Muy firme Román de nuevo. Faltaba técnica, que suplía el valenciano con aplomo y seguridad en el terreno que pisaba. Un desarme provocó un cambio en el comportamiento del toro. Ahí confirmó que lo suyo no era casta de la buena. Mentiroso el animal. Más frenado y pensándoselo cuando Román le presentaba el engaño a partir de entonces. No pudo retomar el valenciano.


FICHA DEL FESTEJO 

Madrid, martes 16 de mayo de 2017. 6ª de Feria. Media plaza.

Toros de Lagunajanda, bien presentados, cinqueños todos. Corrida baja de raza, áspera y violenta. Con calidad pero inválido el primero. Noble el tercero.

Juan del Álamo, silencio y silencio.

Fortes, vuelta tras aviso y silencio tras aviso.

Román, saludos tras aviso y silencio tras aviso.

Lo más visto