También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ETA JUICIO

Fiscal mantiene petición de 15 años de cárcel a 3 etarras por bomba en Bilbao

El fiscal ha mantenido hoy en un juicio celebrado en la Audiencia Nacional su petición de quince años de prisión para tres integrantes del comando Otazua de ETA por la colocación el 29 de enero de 2006 de una bomba en una oficina del INEM de Bilbao, cuya explosión hirió a dos ertzainas.

  • Agencia EFE

El fiscal ha mantenido hoy en un juicio celebrado en la Audiencia Nacional su petición de quince años de prisión para tres integrantes del comando Otazua de ETA por la colocación el 29 de enero de 2006 de una bomba en una oficina del INEM de Bilbao, cuya explosión hirió a dos ertzainas.

La Audiencia Nacional ha repetido este juicio por orden del Tribunal Supremo que anuló el año pasado la sentencia que condenó a quince años de cárcel a los tres acusados, Íñigo Zapirain, su pareja, Beatriz Etxeberría, y Saioa Sánchez.

El alto tribunal anuló la sentencia de la Audiencia porque había rechazado en primera vista la prueba pericial psicológica propuesta por Zapirain en aplicación del Protocolo de Estambul, que es un manual para la investigación de torturas asumido por la ONU desde 2000, que hoy sí ha sido practicada por dos peritos de la defensa.

Según el fiscal los tres acusados integraron en 2006 el comando Otazua de ETA y el 29 de enero de ese año colocaron un artefacto explosivo en la oficina del INEM de la calle de Santutxu de Bilbao.

Ha añadido que el artefacto estaba compuesto por tres kilos de cloratita dentro de una mochila junto a un letrero de "peligro bomba", que vieron varios viandantes que avisaron a lo servicios de emergencias y que explosionó cuando los ertzainas que estaban acordonando la zona se encontraban en el lugar.

Íñigo Zapirain y Beatriz Etxeberría han negado que fueran ellos los que hubiera colocado la bomba y han alegado que sus declaraciones inculpatorias se debieron a las torturas que recibieron por la Guardia Civil al ser detenidos.

Por su parte, Saioa Sánchez ha asegurado que cuando tuvo lugar esta acción ella ya se encontraba en Francia, país en el que está actualmente en prisión y al que, según ha declarado, se fue a finales del verano de 2005.

Uno de los ertzainas heridos ha declarado que cuando se encontraba describiendo la mochila a un operador de la central de la Ertzaintza se produjo la explosión cuando iba retrocediendo hacia sus compañeros para alejarse de ella, lo que le produjo una lesión en un oído que requirió asistencia médica y tratamiento por las secuelas.

"Estaba muy cerca, excesivamente cerca, fui un poco temerario visto lo visto, pues cuando explotó estaba a unos quince o veinte metros", ha comentado.

El otro agente lesionado ha relatado que la explosión se produjo cuando iba a un portal para que una mujer no saliera a la calle y que al caer al suelo sufrió cortes en las manos y los brazos con los cristales de ventanas de viviendas que se rompieron por la onda expansiva.

Dos guardias civiles han negado en el juicio las torturas alegadas por los acusados Íñigo Zapirain y Beatriz Etxeberría y dos abogados de oficio han manifestado que estuvieron presentes en sus declaraciones.

Por su parte el médico forense que les atendió ha indicado que durante los días en los que ambos estuvieron detenidos antes de declarar en la Audiencia Nacional les atendía dos veces al día e informaba de estos reconocimientos diariamente al juez.

La defensa le ha preguntado qué hizo cuando Beatriz Etxeberría le aseguró que "le habían tratado de introducir un palo de escoba por la vagina" ante lo que el médico forense ha señalado que le indicó si quería ser explorada pero ella no dio su consentimiento.

Las dos especialistas que emitieron en 2016 el informe de la defensa que no fue admitido en el primer juicio han declarado que concluyeron que la denuncia de malos tratos de Zapirain es verosímil.

"Se puso a llorar al relatar que escuchó un grito de su compañera sentimental y a partir de ese momento se centró en protegerla a través de las directrices que le marcaban los agentes", han explicado.

Los abogados defensores han pedido la absolución de los tres acusados al estimar que la única prueba incriminatoria es la declaración de Zapirain ante la Guardia Civil y el Juzgado que a su juicio debe ser anulada ya que fue fruto de torturas y amenazas.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado