También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SOCIEDAD | El próximo domingo, 3 de marzo

El Rey será operado con 'alta tecnología'

El neurocirujano, Manuel de la Torre, utilizará un equipo tecnológico de última generación para la intervención a la que someterá al monarca para tratarle de una hernia discal.

Un equipo de última generación que va a permitir llevar a cabo la operación con la máxima "certeza, seguridad y fiabilidad". El propio doctor explica en su página web profesional las características del O-Arm que va a emplear, un avanzado dispositivo que combina el escáner con imágenes tridimensionales y permite al cirujano conducir el instrumental asistido en todo momento por la máquina, como si "viera" en el interior del cuerpo del paciente. Se trata de una tecnología única en España y sólo disponible en media docena de hospitales de todo el mundo, con la cual el doctor De la Torre llevó a cabo en la Clínica "La Milagrosa" de Madrid, sólo en el año 2011, 73 intervenciones quirúrgicas y la implantación de 508 tornillos con un éxito absoluto en el cien por cien de los casos. Ese mismo año, el neurocirujano que va a operar al Jefe del Estado abordó un total de 632 intervenciones, exitosas en un 98 por ciento y de las cuales 399 correspondieron a cirugía lumbar. El sistema O-Arm proporciona "imágenes multidimensionales en dos dimensiones y volumétricas en tres dimensiones", así como "imágenes fluoroscópicas", todo ello en tiempo real, explica el propio neurocirujano en la memoria de su actividad referida a 2011. "De esta manera, podemos ver la anatomía del paciente en todo momento, comprobar el estado de la cirugía y verificar los cambios quirúrgicos antes de que el paciente salga del quirófano", subraya el especialista. Además de la precisión que se obtiene en las maniobras del cirujano, este método permite tener la certeza de que el instrumental no daña en absoluto las estructuras neurológicas del paciente y se tiene la garantía de que quedarán "absolutamente indemnes" tras su paso por el quirófano. De este modo, con la seguridad de que el instrumental actuará siempre en el lugar preciso y con la trayectoria exacta, el doctor De la Torre podrá este domingo "rebajar" el saliente herniado del disco que presiona el canal vertebral y liberar las raíces nerviosas comprimidas por la estenosis. Las ventajas de O-Arm, descrito por el doctor como "el modelo más avanzado de neuronavegador que existe en el mercado", son operaciones más cortas y "con mejores resultados finales", además de una cirugía "menos invasiva" y una recuperación más rápida del paciente. El aparato dispone de un pórtico en forma de gran anillo que se abre y se cierra alrededor del paciente, manteniendo así el equipo estéril dentro del campo quirúrgico, y su escáner puede hacer un barrido circular completo en torno al cuerpo en apenas 13 segundos. Con este sofisticado equipamiento, el doctor De la Torre se enfrentará en el quirófano a la hernia discal en columna lumbo-sacra y a la estenosis de canal que padece el monarca, cuyo tratamiento más adecuado se ha considerado que es la cirugía. Una hernia discal es el resultado de la degeneración y la pérdida de las propiedades elásticas del disco interverterbral, esto es, de las estructuras fibrosas que, a modo de cojines, existen entre las vértebras con la función de amortiguar los movimiento de la columna. Los traumatismos o la edad les quitan elasticidad y pueden hacer que se fragmenten, desplazándose fuera de su ubicación y comprimiendo estructuras nerviosas, lo cual ocasiona dolor. En cuanto a la estenonis de canal, se trata de una disminución del calibre normal del canal vertebral. Para tratar estos problemas se opta por la cirugía cuando otras medidas terapéuticas llamadas "conservadoras", como el reposo, la medicación o la rehabilitación, han fracasado, con el objetivo de liberar las estructuras nerviosas comprimidas por la estenosis. Cuando la Casa del Rey anunció que don Juan Carlos iba a ser operado, el jefe del Servicio Médico de esta institución, Miguel Fernández Tapia-Ruano, señaló en una nota que, tras concluir las pruebas y exploraciones al monarca, el equipo médico había determinado que el tratamiento "más adecuado" era la cirugía. Será su undécima operación desde los años ochenta y la segunda en poco más de tres meses, después de que el pasado 23 de noviembre fuera intervenido en la cadera para implantarle una prótesis en el hospital San José USP de Madrid, por parte del traumatólogo Ángel Villamor. Al igual que entonces, la nueva intervención se hará en un hospital privado, la clínica "La Milagrosa", a cargo del prestigioso neurocirujano Manuel de la Torre, que dispone de un amplio currículum profesional y que cuenta con toda la confianza de la Casa del Rey, donde trabajó varios años como médico en la Zarzuela.