También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 15ª de San Isidro

Perera, rotundidad a hombros

Miguel Ángel Perera ha salido a hombros este viernes de Las Ventas tras cortar tres orejas y protagonizar la actuación mas rotunda de la Feria de San Isidro. Un Juli tenso y un Manzanares a medio gas no rayaron a la altura de lo esperado.
Miguel Ángel Perera en su salida a hombros en Las...
Miguel Ángel Perera en su salida a hombros en Las Ventas. EFE

En volandas, con la tranquilidad del triunfo y el beneplácito de una plaza. Miguel Ángel Perera ha firmado una de sus tardes más rotundas de su carrera en Madrid. Tres orejas y la contundencia de torero al que no se le había puesto de cara la temporada. El toro del triunfo, el primero de su lote, traía la seriedad de sus cinco años pasados. Y sus hechuras y pintas en el goterón 'Bayones' de la ganadería. Humilló y tuvo bien tranco el tranco. El inicio de faena por alto. Tieso como un palo en los ayudados por alto Perera, que después comenzó el recital de toreo por el lado derecho. Adormecido temple y profundo el trazo, fueron las armas de un torero en sazón. Ligó un eterno natural como remate de una tanda en redondo. Al natural echó los vuelos perfectamente Perera para traer toreado al toro de Victoriano cuando este bajó en revoluciones. La estocada cayó algo trasera al venirse cruzado pero no fue impedimento para una fuerte petición del doble trofeo que el palco, aunque algo apurado, concedió.Con el triunfo en el bolsillo, Perera dio un golpe de mando en el sexto. Un toro más paradote con el que se jugó los muslos y la vida sin importarle nada. En la distancia corta, donde tanto le gusta estar al extremeño, le supo aguantar para después correr la mano con tersura, temple y de nuevo profundidad. Por ambos pitones, haciendo girar al toro alrededor de su anatomía. Y la estocada, arriba. Tardó el toro en doblar. Aguantó la plaza en pie hasta que el de Victoriano cedió a la muerte. Y la plaza de nuevo rendida a un torero que dio todo por conquistar el triunfo.El resto fue otra historia. Por actitud y resolución. Comenzó la tarde cruzada para El Juli. El de Victoriano que abrió plaza volvió pronto para chiqueros. Nula fuerza. El   de Zalduendo de tapó por la cara. Los culipollos en Madrid no gustan. Gustó el quite por Chicuelo de Julián y un inicio cn gusto saliendo se con el toro a los medios. Después se la presento El Juli por la derecha. Mano baja y el toro sin ritmo en su embestida. Una tanda. Media la siguiente y el toro que volvió grupas hacia tablas mostrando la bandera blanca de rendición. No hubo más opinión.Tampoco mejoró el panorama para El Juli con el geniudo cuarto. El de Victoriano soltó constantemente la cara, moviéndose sin clase ni entrega. El madrileño puso firmeza pero el conjunto no terminó de arrancar. Tarde en falso de un Juli que se mostró demasiado tenso toda la tarde.Tuvo buen son el segundo, que respondió perfectamente al toreo de Manzanares. El alicantino planteo una faena en sí mitades, una más liviana al principio y otra más rota de mitad de faena en adelante. Supo dar los tiempos que requería el toro y supo conducir con temple y armonía las suaves embestidas del pupilo de Victoriano. Un pinchazo fue el previo un volapié marca de la casa.El quinto fue el toro más deslucido del encierro de Victoriano. Nula clase. Un toro a contraestilo de una Manzanares que optó esta vez por abreviar. FICHA DEL FESTEJO Madrid, viernes 23 de mayo de 2014. Lleno de 'No hay billetes'. Toros de Victoriano del Río, desiguales de presentación y de juego descastado en conjunto. Manejables el 2º y 3º. Un sobrero de Zalduendo (1 bis), manso y sin ganas de pelea. El Juli, silencio y palmas. José María Manzanares, división al saludos y silencio. Miguel Ángel Perera, dos orejas tras aviso y oreja tras aviso.