Toros y partidos políticos, el estado de la cuestión - A ras de albero

Toros y partidos políticos, el estado de la cuestión

A raíz de la posición de Ciudadanos durante esta última semana en temas taurinos como el futuro de la Venta del Batán o la aprobación de la ILP que protegerá la tauromaquia en La Rioja han mostrado la verdadera cara del partido naranja liderado de Albert Rivera.

Mi compañero Javier Fernández-Mardomingo lo definía perfectamente en La Linterna. Ciudadanos se pone de perfil también con los toros.

Efectivamente, el cálculo resultadista y electoralista de cualquier iniciativa hace que Ciudadanos nunca de el paso al frente ante muchos temas. No solo el taurino. Así lo hemos visto con la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Primero no lo apoyó, y cuando vio que podía sacar réditos electorales se sumó al carro y hasta parecía que la idea había partido de sus filas.

Pues con los toros igual. ¿Acaso no recordáis a Albert Rivera saliendo a hombros de la Monumental de Barcelona junto a Serafín Marín? Entonces sí convenía electoralmente los toros para dar a conocer al incipiente partido político.

Incluso ahora, con el paso de los años, se puede contar el profundo interés que puso Albert Rivera a través de su entonces jefe de prensa para que el político catalán estuviese presente en el programa especial que montó El Albero en COPE Barcelona la noche de la encerrona de José Tomás en la Monumental en aquel inolvidable 5 de julio de 2009.

Habíamos invitado a Daniel Sirera del PP, a David Díaz del PSC, al apoderado de José Tomás, el catalán Salvador Boix, representantes de la afición catalana como el recordado Luis María Gibert o Fernando del Arco, el periodista Paco March… al final su interés y labor de su jefe de prensa hizo que también invitásemos a Albert Rivera, que hizo una cerrada defensa de la Fiesta en Cataluña.

Tiempo después, ese apoyo, con Ciudadanos convertido en partido de ámbito nacional, ha desaparecido. Madrid, Valladolid, La Rioja, han sido ejemplos de esa ambigüedad en la que se mueve Ciudadanos con la Fiesta de los Toros.

Y así estamos a día de hoy. Con el PP como único partido que, a grandes rasgos, apoya la Fiesta pese a sus múltiples patinazos; Un PSOE con tantas posiciones como federaciones regionales tiene, aunque hay que alabar el apoyo y respaldo que da en comunidades como Andalucía, Castilla la Mancha y Extremadura. Un Ciudadanos instalado en la ambigüedad eterna. Y la hostilidad desde la izquierda neocomunista de Podemos y sus marcas blancas.

La Fiesta, la Fundación como lobby de presión, debe hacer ver a todos los partidos políticos que la Tauromaquia no puede ser moneda de cambio a nivel político. Podrá gustar o no. Aquí no obligamos a nadie a ir a los toros. Pero no debemos tolerar ataques de políticos arribistas y ambiciosos que sólo tiene a la Fiesta como un muñeco de ‘pim pam pum’ con el que ganar unos votos sin reparar en el daño que se inflingue a un sector tan importante a nivel económico y cultural como es el de los toros.

0 0 0 0