Santoral

La Virgen de las Nieves: Imagen de María Madre de Dios

Antigua advocación mariana que se remonta al siglo IV y que está muy extendida en Italia, España, Latinoamérica y Portugal

Agosto es un mes donde hay celebraciones marianas que anteceden o preceden al Misterio de su Asunción a los Cielos. Hoy celebramos la Dedicación de la Basílica de Santa María. Tras el Concilio de Éfeso el año 431, en que se proclamó el Dogma de María, Madre de Dios, el Papa Sixto III, levantó en el Monte Esquilino una Basílica en honor de la Virgen. Así se quería aseverar esa Verdad de Fe que habían negado tanto Arrio como Nestorio.

Con el tiempo, esta Iglesia, que es el Templo Mariano más grande en Occidente, se llamaría Santa María La Mayor. Cuenta precisamente la historia que, en tiempos del Papa Liberio, había una familia muy rica en la Ciudad Eterna, al tiempo que caritativa, por lo que nunca faltaba ayuda de su parte, a los necesitados. Una de sus penurias es que no tenían hijos, con lo cual sus riquezas no podrían tener herederos directos.

En un supremo gesto de amor a la Virgen le pidieron cuál sería la mejor forma de emplear ese dinero, que ellos consideraban Don de Dios. Pronto encontraron la respuesta al tener por separado la visión donde la Reina de los Cielos les pedía que construyesen una Iglesia donde Ella les indicase. Algo similar vio el propio Pontífice. Por ello el Papa organiza una Procesión hacia el lugar indicado por la Señora de los Cielos.

Entonces le encuentra nevado en pleno mes de agosto, en que por estación climatológica, era imposible este fenómeno. Así entendieron que era le lugar designado por la Providencia para edificar esa Casa al Señor con el Patronazgo de la Madre. Por ello, le ponen Nuestra Señora de las Nieves. En este Recinto Sacro, según cuenta la tradición, se conserva un trozo de la Cuna de Belén. El Papa Francisco siempre que va de viaje se encomienda a Santas María la Mayor.


dd/mm