SANTORAL 1 NOVIEMBRE

Solemnidad de Todos los Santos: Pascua de los Bienaventurados

Hoy hablamos de la Solemnidad de Todos los Santos, desde su origen hasta llegar a hoy.

Solemnidad de Todos los Santos: Pascua de los Bienaventurados
Jesús Luis Sacristán

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:35

Muchos dichos populares entremezclan el fervor y la tradición de raíz eminentemente cristiana, en los pueblos que tienen su base y sustrato en la Fe. En el inicio de noviembre recordamos el que recuerda “El mes de noviembre, dicho mes porque empieza con todos los Santos y termina con San Andrés”. Hoy 1 de noviembre celebramos los méritos de Todos los Santos en una misma Fiesta. 

Los orígenes van a la Roma pagana donde muchos cristianos cayeron en la persecución desde Nerón hasta la llegada de Constantino por espacio de cuatro siglos. La devoción a los mártires fue cristalizando en un sentimiento de querer recordarles a todos uno a uno. El Papa San Dámaso había escrito epitafios de alabanzas a estas personas que habían dado la vida por el Reino de Dios. San Efrén valoraba en sus homilías tener un día para cada uno de ellos. Pero eran tantos que superaban el calendario.

Otro acontecimiento pasados los tiempos fue la consagración por parte del Papa Bonifacio IV el Panteón Romano a la Virgen y a los Santos Mártires desconocidos. Era una manera de reconvertir lo que había sido propiedad de un Imperio pagano. Gregorio III recogiendo esta labor de sus antecesores, levantó una Capilla en San Pedro con la intención de honrar a los Santos no conocidos. La novedad es que en este caso el Pontífice no pensaba sólo en los mártires, sino que la idea era recoger a todos los que, mártires o no, llegaron a la Felicidad Eterna.

Esta iniciativa cuadró bien en su sucesor Gregorio IV quien pensó en el siglo VII que será bueno tener una celebración de acuerdo con lo plasmado en la intencionalidad de esa Capilla. Y así instaura este último la Solemnidad de Todos los Santos el 1 de noviembre, tal y como llegó a hasta nuestros días. Es la evocación de la Iglesia Triunfante, es decir, aquellos que se han encontrado con Dios y ya gozan de su Vida Plena en el Cielo.

En directo

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar