Boletín

SANTORAL 14 JULIO

El Santo que fue samaritano con los enfermos que sufrían

San Camilo profesó en el carisma de Francisco de Asís y fundó los Camilos

Ayuda de los enfermos

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:48

Dios da a cada uno un don especial según su capacidad y lo bueno de los Santos es que lo saben aprovechar todo en bien de su vida, pero para ponerlo en el servicio a los demás. Uno de los principales talentos es la humildad que hace auno caritativo y cercano a los que sufren, según le concede el Espíritu Santo en cada momento.

Hoy, Domingo XV del Tiempo Ordinario y en el que leemos la Parábola del Buen Samaritano celebramos a un gran samaritanos, en este caso, de los enfermos:San Camilo de Lelis. Nacido en Abruzos (Italia), en 1550, siguió la carrera militar como su padre. Pero la aparición de una pequeña enfermedad, le obliga a abandonar el ejército, ingresando en el Hospital de Santiago, donde, además de recuperarse, ayudó a los enfermos. Después de un tiempo donde estuvo alejado de Dios, siente la necesidad de convertirse.

Tras intentar ingresar en un Convento franciscano, la aparición de las úlceras que tuvo en la infancia, hicieron que fuese expulsado, situación que se repitió cuando intentó entrar en los capuchinos. De nuevo, en el Hospital de Santiago, fue nombrado asistente general, mientras se reponía de su dolencia. Pronto contactaría con San Felipe Neri, al que tomó como Director Espiritual en su camino hacia le sacerdocio. 

Al ver la ingente masa de peregrinos que llegaban a la Ciudad Eterna, los hospitales no estaban capacitados para atender a los enfermos. Así funda una Comunidad de Religiosos dedicados por completo a este carisma. Dentro del mismo se trataba a los enfermos como si fuesen el propio Jesucristo, profundizando así, en el Amor a Dios y al prójimo. Con sus mejores colaboradores fundaría los Camilos, también llamados Siervos de los Enfermos. Muere en 1614.

Lo más