SANTO 25 NOVIEMBRE

Santa Catalina de Alejandría: La mártir Patrona de los filósofos

Hoy te contamos la vida de Santa Catalina de Alejandría que vivió en Alejandría y está enterrada en el Monte Sinaí.

Tiempo de lectura: 2’

La semilla de la Fe se va extendiendo por cualquier zona del mundo hasta llegar a los lugares más recónditos. Siempre la difusión del Evangelio ha sufrido complicaciones y persecuciones. Pero no sólo en la Capital del Imperio Romano, sino que esa persecución se trasladaba a otras partes. Por ejemplo a Alejandría. Allí nos lleva la historia de Santa Catalina que conmemoramos hoy. Su origen se remonta al siglo IV. Catalina es una joven a la que Dios ha dado muchos dones pero ella no es capaz de reconocérselos porque no ha conocido la Fe. 

Pero hay un anhelo dentro de su corazón que será determinante para su conversión. Es el afán de conocer la verdad y descubrirla. Dada su facilidad para el estudio, ella profundiza en la Filosofía y aprende mucho, aunque sigue buscando. Un día tiene un sueño que le hace cambiar. Frente a ella ve una Mujer muy hermosa y un Niño en sus brazos. La Mujer le sonríe pero el Pequeño le da la espalda de forma notoria. Por casualidad providencial, toma contacto con un ermitaño que le ayuda discernir. Entonces conoce lo que es la Fe en Cristo y entiende que esa señal le advierte que, a pesar de sus dones, no es cristiana. 

Enseguida Catalina se hace bautizar porque ahí sí que ha descubierto la Verdad con Mayúsculas. El gobernante de ese tiempo en Alejandría es Maximino Dagencio, un Emperador pagano y sin escrúpulos. La joven se acerca a Palacio y con mucha dulzura le recrimina su condcuta invitándole a convertirse y cambiar de vida. El gobernante no sólo no acepta la idea que le predican sino que apresa a Catalina. No quiere, de momento, acabar con ella porque piensa que podrá hacerla cambiar de parecer.

Para eso la primera de sus “armas” será sentarla en una sala con un grupo de sabios filósofos paganos. Cuando Catalina abre la boca exponiendo sus razones para creer con argumentos de Filosofía les hace ver que están confundidos, dejando atónitos a todos porque ven cómo lso filósofos se convierten. La segunda oportunidad es ofrecerle dones humanos para tener un gran cargo público. Pero falló la idea porque Catalina se reafirma en su Fe. Entonces es sentenciada a morir en una rueda con cuchillos, una especie de noria. Milagrosamente los filos se rompen y no le hacen nada. Por ello se enfurece el Gobernador que mandará decapitarla. Santa Catalina de Alejandría muere mártir y es Patrona de los filósofos.

Relacionados

Religión