San Pedro Poveda

Beatificado en 1993 por San Juan Pablo II, este mismo Papa le canonizó durante su última visita a España en el año 2004

Tiempo de lectura: 1’

La Fe tiene siempre un precio, hasta llegar al derramamiento de sangre y dar la vida por el Evangelio. Hoy celebramos a San Pedro Poveda, que experimentó esa entrega por el Señor. Nacido en Linares (Jaén) en 1874, fue ordenado sacerdote en Guadix a la edad de 23 años. Dentro de esta misma ciudad comenzará su apostolado, centrado en la tarea de difundir el Evangelio a través del ámbito educativo a las zonas marginales, situadas en las cuevas que bordean la ciudad.

En plena juventud, marcha a Covadonga, donde se ejercitará en la oración, algo que compaginará con el análisis de la realidad que afecta a su tiempo. Ante los retos y dificultades planteados a comienzos del nuevo siglo, su apuesta por aunar esfuerzos es una constante, mostrando caminos para lograrlo.

El santoral de hoy, miércoles 28 de julio

En 1911 funda la Institución Teresiana, como fruto de su reflexión en bien de llevar el Evangelio de Cristo a todos los hombres. Por este motivo, impulsa diversos grupos de educadores cristianos que sean fermento en la sociedad. Impactado por la vida de Santa Teresa de Jesús, él quiere dar la impronta de la Santa Abulense en su fundación.

Eso sí, viviendo como laicos entregados en una humanidad que necesita la Buena Semilla. Por entonces se recrudece la persecución contra los cristianos y el odio a la Fe. Así le tocará a él pasar por el suplicio siendo arrestado. Tras pasar por interrogatorios, San Pedro Poveda muere mártir en 1936, dando testimonio con su martirio al declarar “Soy sacerdote de Cristo”. Beatificado en 1993 por San Juan Pablo II, este mismo Papa le canonizó durante su última visita a España en el año 2004.


Religión