SANTORAL 18 JUNIO

Los mártires que convirtieron a su familia al cristianismo antes de morir por su fe

Los Santos Marcelino y Marcos murieron durante la persecución del emperador romano Diocleciano. Desde la cárcel, convirtieron a sus padres al cristianismo

Martirio
Jesús Luis Sacristán

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 18 jun 2019

El martirio es una constante en la vida del cristiano y la fortaleza de la Iglesia en los primeros tiempos es el derramamiento de la Sangre por el Nombre del Señor Jesús. Hoy, precisamente, celebramos a los Santos Marcos y Marcelino, que mucho padecieron por el Nombre del Señor Jesús. Durante la persecución de Diocleciano, son descubiertos como cristianos, por lo que son arrojados a la prisión. 

En un intento de que abjuren de la Fe que profesan, van a visitarles sus propios padres, quienes les persuaden de que los ídolos romanos son los verdaderos. Sin embargo, la presencia en ese mismo lugar de Sebastián, que estaba pronto a dar la vida, logra que ellos se mantengan firmes en el Señor Jesús, e incluso llega a convertir a los propios padres y a algunos amigos congregados. 

Cuando son presentados ante el juez, éste hace un nuevo intento en vano de inducirles a apostatar de lo que él llamaba una superstición. Pero viendo el prefecto que no lograba nada, e incluso, el ejemplo de Marcos y Marcelino, cundía en otros determinó su muerte. No faltan personas que ven la autenticidad de los seguidores del Señor frente a la impostura de la idolatría de Roma Después de morir, los cuerpos de los Santos fueron sepultados en la Vía Ardeatina, cerca del Cementerio de Domitila.

Posteriormente, serían trasladados a la Iglesia de San Cosme y San Damián, siendo redescubiertas en 1583, durante el reinado de Gregorio XIII. En ese mismo lugar continúan, estando cerca de allí una pintura donde se les ve en compañía de la Virgen María. Son Patronos secundarios de la Archidiócesis de Mérida- Badajoz, desde el año 1699.

Lo más