El Papa Francisco visita la periferia romana para rezar con 30 familias: "Es oxígeno para los hijos"

Se trata del tercer encuentro dentro de la iniciativa Escuela de Oración del Pontífice y el barrio elegido ha sido el de la Palmarola, en Roma. "Sin los ancianos, no hay comunidad"

Tiempo de lectura: 1’

El Papa visita el barrio de Palmarola, en la periferia de la capital italiana y se reúne con unas 30 familias de la comunidad. Este encuentro se enmarca dentro de la iniciativa Escuela de Oración que el Pontífice inauguró el pasado 11 de abril con 200 niños de la parroquia San Juan María Vianney, la cual se encuentra a veinte kilómetros del centro de Roma.



“Defendemos la familia, que es oxígeno para criar a los hijos”

La emoción entre los parroquianos fue enorme cuando vieron aparecer al Papa pues apenas los habían avisado un par de horas antes de que se produciría esta visita. Tras rezar todos juntos, comenzó un diálogo de preguntas y respuestas entre las que destacaron las siguientes: “Defendemos la familia,que es oxígeno para criar a los hijos”. También ha subrayado que “incluso en las familias, hay tormentas... si los padres se pelean es normal, pero tienen la oportunidad de hacer las paces antes de que acabe el día, porque la guerra fría al día siguiente es terrible”.

Una imagen de la Virgen junto al niño Jesús, el regalo del Papa

Además, también aprovechó la oportunidad para declarar que “En una parroquia donde los niños no se escuchan y en la que los ancianos son apartados, no hay una verdadera comunidad cristiana. Los ancianos son la sabiduría y los niños son la promesa”. Una vez finalizado el diálogo, algunas familias se acercaron al Papa para saludarlo y contarles sus historias de vida. Saludó a todos los presentes y les regaló una imagen de la Virgen junto al niño Jesús. Este ha sido el tercer encuentro de preparación para el Jubileo, ya se ha reunido con un grupo de jóvenes y con uno de niños que se estaban preparando para recibir la primera comunión.



Religión