El Papa Francisco reconoce como mártires a 3 sacerdotes asesinados tras el estallido de la Guerra Civil

El Sumo Pontífice reconoce también a tres misioneros españoles asesinados en Guatemala en 1980

Tiempo de lectura: 1’

El Papa Francisco ha aprobado en las últimas horas el reconocimiento como mártires de 13 nuevos beatos, entre los que están tres sacerdotes capuchinos asesinados en Manresa en 1936, en los inicios de la Guerra Civil Española y de otros tres sacerdotes Misioneros del Sagrado Corazón asesinados en Guatemala en 1980. Los otros mártires son laicos asesinados entre 1980 y 1991 por odio a la fe durante la Guerra Civil guatemalteca.

En cuanto a los asesinatos de los tres capuchinos en Manresa (Cataluña) en 1936. Se tratan de Josep Oriol de Barcelona, cuyo nombre civil era Jaume Baríau Martí, nacido el 25 de julio de 1891 en Barcelona y asesinado en Manresa el 24 de julio de 1936; Domènec de Sant Pere de Riudebitlles (Joan Romeu Canadell), nacido el 11 de diciembre de 1882 y asesinado el 27 de julio; Benet de Santa Coloma de Gramanet (Josep Domènech Bonet), nacido en esa población barcelonesa el 6 de septiembre de 1892 y asesinado el 6 de agosto de 1936 en Pont de Vilamura, cerca de Manresa. La causa para divulgar la historia de estos tres mártires comenzó en 1956 por el obispado de Vic y que llegó a la Congregación para las Causas de los Santos en Roma en 2017.

Ya en 2015 fueron beatificados 26 mártires capuchinos de Cataluña que habían sido asesinados en Barcelona y sus alrededores. Según publicó entonces Fray Valentín Serra, de Manresa, archivero de la orden, en julio de 1936 eran 204 los capuchinos de la región catalano-balear. Treinta meses después, 35 habían sido asesinados por odio a la fe.

En cuanto a los tres misioneros españoles en Guatemala a los que arrebataron la vida en 1980, se tratan del barcelonés José María Gran Cirera, el navarro Faustino Villanueva y el asturiano Juan Alonso Fernández. Todos eran parte de la misión entre los mayas quichés de Guatemala. Les asesinaron militares o sicarios ligados a los militares.

Religión