35 niños ucranianos con cáncer reciben el abrazo del Papa Francisco cuando se cumple un año de guerra

Los menores fueron acogidos hace 8 meses en la capital de Italia junto a sus madres, abuelas y hermanos para continuar con su tratamiento oncológico en el hospital 'Bambino Gesù'

Tiempo de lectura: 2’

Un total de 35 niños ucranianos con cáncer que se encuentran en Roma tras el estallido de la guerra en su país, han recibido el abrazo del Papa Francisco en el Aula Pablo VI, tras la Audiencia General de los miércoles.

Los menores están continuando su tratamiento oncológico en el hospital 'Bambino Gesù', acompañados de sus madres, abuelas y hermanos, ya que sus padres se encuentran en el frente de batalla. Fueron acogidos por iniciativa de la entidad solidaria 'Giuseppini del Murialdo', tras la coordinación de la asociación 'Soleterre', que durante este año de conflicto bélico ha portado medicinas y asistido a quienes huyeron de la guerra y no tienen nada.

Por su parte la organización 'Giuseppini del Murialdo' se ocupa de la integración social y laboral de madres y abuelas, también a través de cursos de italiano, con el objetivo de encontrar una vivienda que les proporcione mayor autonomía.

Durante el encuentro con Francisco, las familias tuvieron la oportunidad de compartir su sufrimiento, ante lo que el obispo de Roma no dudó en calificar de “absurda y cruel” esta guerra que este viernes, 24 de febrero, cumple su primer año.

Como ha sido habitual en estos 365 días, el Sucesor de Pedro hizo un nuevo llamamiento a la paz en el país del este europeo: "Permanezcamos cerca del martirizado pueblo ucraniano que sigue sufriendo y preguntémonos: ¿se ha hecho todo lo posible para detener la guerra? Hago un llamamiento a quienes tienen autoridad sobre las naciones para que se comprometan concretamente a poner fin al conflicto, alcanzar un alto el fuego e iniciar negociaciones de paz. La que se construye sobre escombros nunca será una verdadera victoria".



Durante la audiencia, el Papa Francisco alentó la iniciativa promovida en Polonia 'Misioneros para la Cuaresma', que ofrecen apoyo y esperanza a los ciudadanos ucranianos que han permanecido en el país y han sido víctimas de la devastación del territorio a manos del ejército de Rusia.

Religión