El Vaticano y China renovarán su acuerdo a finales de año, pero el Papa no visitará el país asiático

Parolin asegura que el acuerdo firmado en 2018 entre ambos estados para el nombramiento de obispos van por buen camino, y apunta que la visita del Papa será si "hay una apertura"

Tiempo de lectura: 2’

La renovación del acuerdo entre China y la Santa Sede parael nombramiento de los obispos van por buen camino, y podría producirse a finales de año, previsiblemente el próximo mes de octubre. Así lo ha confirmado en las últimas horas el secretario del estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, quien ha avanzado que se están trabajando en esta dirección.

El acuerdo, que se suscribió por primera vez en 2018 para recuperar los lazos entre ambos estados tras casi setenta años sin relaciones diplomáticas, se renueva cada dos años, por lo que tendrá que firmarse nuevamente en el segundo semestre del 2024.

Lo confirmaba Parolin durante la presentación del libro 'El cardenal Celso Costantini y China. Constructor de un puente entre Oriente y Occidente': “Estamos tratando de encontrar los mejores procedimientos también para la aplicación del Acuerdo firmado en su día y que se renovará a finales de este año. Esperamos que este camino conduzca a conclusiones positivas”, ha subrayado.

Cuestionado si podría darse la visita del Papa Francisco a China en el corto o medio plazo, el secretario de Estado del Vaticano cree que es precipitado plantear este escenario, si bien asegura que “si hubiera una apertura por parte de los chinos, el Papa viajaría inmediatamente a China. Ciertamente el Pontífice está dispuesto a ir, de hecho quiere ir a China. No me parece que hasta ahora se den las condiciones para que este deseo del Papa se haga realidad”, ha precisado.

Un acuerdo no siempre respetado por las autoridades chinas

A lo largo de estos seis años de acuerdo ha habido encuentros y desencuentros entre la Santa Sede y el estado asiático, siendo el caso más sonado el nombramiento del obispo de Shanghái a Joseph Shen Bin, que fue elegido por las autoridades chinas pero sin previamente acordarlo con el Vaticano. Meses más tarde el Papa Francisco reconoció a Shen Bin como titular de la diócesis china para evitar abrir un conflicto.

Antes, en noviembre de 2022, el Vaticano había denunciado la violación del acuerdo por parte de las autoridades chinas con el nombramiento de John Peng Weizhao como obispo auxiliar de la diócesis de Jiangxi.

El acuerdo entre China y el Vaticano tampoco ha logrado detener la persecución de los católicos en el país, especialmente a los no oficiales (clandestinos).

Religión