Andrea Tornielli: "Los indígenas, la evangelización y nosotros"

El director editorial de los medios de comunicación del Vaticano explica "la hoja de ruta" trazada por los discursos de Francisco en Canadá

Andrea Tornielli

Tiempo de lectura: 2’

El corazón de la “peregrinación penitencial” del Papa Francisco a Canadá es su cercanía personal a los pueblos indígenas y su petición de perdón por los desastres provocados por la mentalidad colonial que pretendió desarraigar las culturas tradicionales, incluso mediante el dramático experimento de las escuelas residenciales queridas por el gobierno y gestionadas por las Iglesias cristianas.

Los encuentros con los pueblos originarios marcaron cada etapa del viaje y fueron conmovedores. La comprensible concentración en los sufrimientos padecidos por los pueblos indígenas y por el camino de reconciliación emprendido, hizo pasar en segundo plano algunas preciosas indicaciones diseminadas en las intervenciones de Francisco, que ofrecen recorridos útiles para la evangelización hoy y en cualquier latitud.

Una profunda reflexión

El Papa, después de haber dicho que experimentaba vergüenza por lo ocurrido cuando los creyentes “se dejaron mundanizar y, en lugar de promover la reconciliación, impusieron su propio modelo cultural”, continuó subrayando que “esta actitud es difícil de morir, incluso desde el punto de vista religioso”. Trasladando así a la actualidad su reflexión que había partido de los acontecimientos del pasado.

Se trata, es decir, de una mentalidad aún presente. “Parecería más conveniente inculcar a Dios en las personas en lugar de permitir a las personas que se acerquen a Dios, una contradicción. Pero jamás funciona, porque el Señor no actúa así: no constriñe, no sofoca y no oprime; en cambio, siempre ama, libera y deja libres. Él no sostiene con su Espíritu que somete a los demás, que confunde el Evangelio de la reconciliación con el proselitismo. Porque no se puede anunciar a Dios de un modo contrario a Dios”.

También hoy, dice el Sucesor de Pedro, se corre el riesgo de confundir el anuncio del Evangelio con el proselitismo, porque la tentación del poder, la búsqueda de la relevancia social y cultural, así como los proyectos de evangelización fundados en estrategias y técnicas de marketing religioso, son fenómenos contemporáneos para nosotros.


Reconciliación

“Mientras Dios se propone simple y humildemente, nosotros tenemos siempre la tentación de imponerlo y de imponernos en su nombre. Es la tentación mundana de hacerlo descender de la cruz para manifestarlo con la potencia y la apariencia. Pero Jesús reconcilia en la cruz, no descendiendo de la cruz”. También hoy existe la tentación de manifestar a Jesús con el poder y la influencia de la institución y de sus estructuras, con la apariencia de proyectos que creemos hacer funcionar “sin Dios, sólo con las fuerzas humanas”.

En cambio, la vía que ha propuesto el Papa es la de “no decidir por los demás, no encasillar a todos en esquemas preestablecidos, sino ponerse ante el Crucifijo y ante el hermano para aprender a caminar juntos”. Es el rostro de una Iglesia que busca adherirse cada vez más al Evangelio y que no tiene un conjunto de ideas y preceptos que inculcar a la gente, sino que sabe ser una casa acogedora para todos dando testimonio de Jesús “como Él desea, en la libertad y en la caridad”.

Evangelizar en un tiempo marcado por el secularismo y la indiferencia, nos recuerda Francisco, significa proponer el primer anuncio. Porque la alegría de la fe no se comunica “presentando aspectos secundarios a quien aún no ha abrazado al Señor en la vida, o sólo repitiendo algunas prácticas o replicando formas pastorales del pasado”. Es necesario encontrar nuevas vías, ocasiones de escucha, de diálogo y de encuentro, dejando espacio a Dios y a su iniciativa, no a nuestro protagonismo. Y volver así “a la esencialidad y al entusiasmo de los Hechos de los Apóstoles”.




Religión