La oración de un devoto a Jesús de Medinaceli por la recuperación de su nieto: “Han sido 5 horas de operación"

‘Peregrinación de la Semana Santa en Madrid’ de TRECE ha acudido a la Basílica de una de las imágenes más veneradas de toda España

Tiempo de lectura: 2’

No podía faltar en el espacio ‘Peregrinación de la Semana Santa en Madrid’ de TRECE la visita a la Basílica de Jesús de Medinaceli, que custodia al ‘Señor de Madrid’ también conocido como el Cristo que lleva el nombre del templo. Cada Viernes Santo son miles las personas que acompañan a Jesús y a la Virgen por las calles de la capital de España.

En 2021, las restricciones de la covid-19 obliga a los devotos a peregrinar hasta su iglesia, para venerar la imagen de Jesús de Nazaret, que evoca el momento de su Pasión cuando Pilatos lo presenta al pueblo.

Como nos recuerda el Hermano Mayor del Cristo de Medinaceli, Miguel Ángel Izquierdo, se trata de una talla cuya autoría se desconoce, pese a su clara influencia de la imaginería sevillana, y más concretamente del taller cordobés Juan de Mesa: “La talla es de mediados del siglo XVII. Desde 1682 está entre nosotros y es el Cristo de Madrid. Siempre digo que los madrileños vienen a verle todo el año y el Viernes Santo es cuando Medinaceli devuelve la visita por las calles”, precisa Izquierdo.

ctv-dtp-master00 05 37 03imagen-fija003

El Hermano Mayor ha precisado que el trono en el que se eleva la talla no es el mismo con el que procesiona un año normal. Pero lo más importante, precisa, es que los fieles puedan venir a rezar al Cristo y a la Virgen: “Es diferente al año pasado. Hay que estar cerca de Él”.

La Puerta del Sol es uno de los emplazamientos favoritos de los madrileños para contemplar la belleza de los dos pasos que integran la cofradía: “Yo vivo cerca de la Puerta del Sol y me emociona verlo allí todos los años, no me lo pierdo nunca”, nos precisa una devota.

“Yo vengo siempre que puedo a rezarle, pero no le veo procesionar porque estoy regular de la espalda”, lamenta una segunda fiel.

La escena de los jóvenes venerando a sus imágenes titulares es una constante estos días en la Basílica de Medinaceli. A todos les une una petición: el final de la pandemia y la salud del prójimo: “A ver si acaba pronto esto. “Le pido salud, que estamos falto de ella, y la paz en el mundo entero”, comenta a TRECE una chica de corta edad.

ctv-irj-master00 03 37 01imagen-fija004

Las familias tampoco faltan en el templo. Muchos de ellos lo hacen por tradición, que se va transmitiendo de generación en generación: “Yo venía con mi madre y mi hermana, y ahora lo hago con mis sobrinos. Fue mi madre la que nos inculcó el venir hasta aquí”, explica un padre de familia: “Pedimos que la enfermedad acabe y haya vacunas para toda la humanidad. A nosotros, por desgracia, nos tocó sufrir el virus”.

Más emocionado se ha mostrado un abuelo, que ha acudido a la Basílica para pedir por su nieto, quien en los últimos días sufrió un accidente grave que le ha dejado muy perjudicada su mano: “Le operaron ayer de urgencias, una operación de cinco horas. Le ha destrozado la mano. Por eso pido al Señor de Madrid”.

ctv-d60-master00 18 16 20imagen-fija001

Pero sin duda por lo que más suspiran los hermanos y devotos del Cristo de Medinaceli es por que en 2022, sus imágenes vuelvan a procesionar por las calles de Madrid: “Los creyentes debemos pensar que será así, echando de menos a nuestros hermanos que han perdido la batalla contra la covid”, subraya el Hermano Mayor, Miguel Ángel Izquierdo.

Religión