Liberados nueve cristianos en Irán que fueron condenados por ser 'enemigos del estado islámico'

La libertad no es definitiva, porque su causa todavía se encuentra en proceso de revisión, pero constituye una luz de esperanza con respecto a la libertad religiosa del país

Tiempo de lectura: 2’

El pastor Matthias Abdulreza Ali Haghnejad y ocho miembros de la Iglesia de Irán han sido liberados después de haber sido condenados a años de prisión por ser enemigos del Estado islámico. Un gesto que ha sido acogido positivamente por la comunidad cristiana del país, que lo toma como una señal alentadora después de la represión y abusos cometidos por parte de las autoridades iraníes contra los nueve presos.

La libertad en cualquier caso no es definitiva, porque su causa todavía se encuentra en proceso de revisión, pero constituye una luz de esperanza con respecto a la libertad religiosa en el país, especialmente para aquellos que abandonan el islam por el cristianismo.

La liberación e los nueve cristianos se produjo antes de final de año, pero la noticia se conoció hace pocos días y fue acogida con satisfacción por los movimientos y activistas internacionales de derechos humanos.

El pastor protestante Matthias Abdulreza Ali Haghnejad fue condenado por "poner en peligro" la seguridad del Estado y promover el "cristianismo sionista" en un juicio rápido celebrado en septiembre de 2019. El grupo también habría fundado y puesto en marcha una "iglesia doméstica".

Haghnejad había apelado a principios de 2020, con la esperanza de obtener al menos el arresto domiciliario ya que las prisiones iraníes se habían convertido en enormes focos de covid-19 con el estallido de la pandemia.

Sin embargo, la solicitud fue rechazada por el juez al final de una vista en la que el magistrado pudo eludir los procedimientos judiciales y confirmar la sentencia. En el momento de ser arrestados los activistas cristianos, las organizaciones cristianas manifestaron su "profunda preocupación" por la falta de un "juicio justo".

Los cargos en su contra, aseguraban, "carecen de fundamento y por ello deberían ser liberados de manera inmediata y sin condiciones". Pero la sentencia de cárcel fue un jarro de agua fría para la comunidad, que temía que la historia no tuviese ya vuelta atrás. Pero inesperadamente dio un giro de 180 grados a final de este 2021 con la recuperación de la libertad y la solicitud de que se revise el juicio.

Y es que los nueve pastores siguen enfrentándose a acusaciones infundadas y excesivas, simplemente por haber ejercido su derecho a la libertad de religión o de credo, por lo que exigen a las autoridades iraníes que pongan fin al uso instrumental de acusaciones relacionadas con la seguridad nacional contra miembros de la comunidad cristiana que practican su fe pacíficamente.

Religión