Sigue creciendo la tensión en Haití tras el secuestro de unos misioneros: "¡Por favor, oren por nosotros!"

El grupo de religiosos fue secuestrado este sábado cuando viajaba en autobús después de visitar un orfanato. El grupo "400 Mawozo" sería el responsable del secuestro

Tiempo de lectura: 2’

17 misioneros cristianos evangélicos fueron secuestrados en Haití este sábado 16 de octubre. Los misioneros son parte de Christian Aid Ministries (Ministerios de Ayuda Cristiana), con sede en Ohio, y fueron secuestrados cuando visitaban un orfanato.

En una actualización publicada en su página web la tarde de este domingo, 17 de octubre, Christian Aid Ministries pidió oraciones por una pronta “resolución”. El ministerio evangélico indicó que el grupo incluye cinco hombres, siete mujeres y cinco niños. Casi todos los secuestrados son ciudadanos estadounidenses, junto a un ciudadano canadiense.

ctv-unn-hait

El mensaje de uno de los misioneros

“Como organización, encomendamos esta situación a Dios y confiamos en Él para que nos ayude. Que el Señor Jesús sea engrandecido y muchas más personas lleguen a conocer Su amor y la salvación”, expresó la organización.

De acuerdo al diario estadounidense The Washington Post, una persona que conoce la situación dijo que uno de los secuestrados envió un mensaje: “¡Por favor oren por nosotros! Nos han tomado como rehenes, secuestraron a nuestro conductor. Oren, oren, oren. No sabemos a dónde nos están llevando”.

Según la agencia Associated Press, de acuerdo a un oficial de policía local, la peligrosa banda400 Mawozo” sería el responsable del secuestro. La misma banda criminal estuvo detrás del secuestro de sacerdotes y religiosos católicos en abril de este año. La organización lleva ayuda a países como Haití y Kazajstán, al tiempo que promueve el evangelismo en anuncios en Estados Unidos, y ofrece asistencia para objetores de conciencia en casos de reclutamiento militar en ese país.

ctv-wzn-400-mawozo

Desastres naturales, crisis política y violencia

Haití ha sido golpeado por desastres naturales, crisis política y violencia a causa de la delincuencia, así como secuestros, en meses recientes. Jovenel Moïse, presidente de Haití, fue asesinado en su casa en julio de este año, mientras que un terremoto de magnitud 7.2 sacudió el país en agosto. En abril, 10 sacerdotes y religiosos católicos fueron secuestrados en el pueblo de Croix-des-Bouquets. La banda criminal que se autodenomina “400 Mazowo” exigió un millón de dólares por su liberación.

Tres de los secuestrados fueron liberados el mismo día, mientras que los otros siete fueron liberados después de varias semanas. En esa ocasión, la Archidiócesis de Puerto Príncipe, en la capital de Haití, advirtió en un comunicado que la violencia de grupos criminales en el país había alcanzado niveles “sin precedentes”.

Religión