El presidente del episcopado de Francia recuerda que "el secreto de confesión no es contrario a la ley"

Mons. Moulins-Beaufort se reúne este martes con el ministro del Interior francés una semana después de darse a conocer el informe sobre abusos sexuales en el seno de la Iglesia

Tiempo de lectura: 2’

El presidente de la Conferencia Episcopal Francesa, Mons. Moulins-Beaufort, explicará este martes en el Ministerio de Interior del país galo sus declaraciones sobre el 'secreto de confesión' que realizó la pasada semanatras darse a conocer el pasado 5 de octubre el informe sobre abusos sexuales cometidos por religiosos y laicos vinculados a la Iglesia desde 1950, y que ascendía a 216.000 personas.

El presidente del episcopado francés remarcaba el pasado jueves en un comunicado que "será una oportunidad para que él (el ministro del Interior) recuerde que hoy, el secreto de confesión, impuesto a los sacerdotes por el derecho canónico, no es contrario a la ley".

Mons. Moulins-Beaufort, que es además obispo de Reims, agregó que el secreto de la confesión es reconocido por la República Francesa. "Es un honor de la República Francesa respetar así la dignidad de la conciencia de cada persona", indicó.

Durante la presentación del informe por parte de la Comisión Independiente sobre Abusos Sexuales en la Iglesia (CIASE), proponían un total de 46 recomendaciones a la Iglesia para hacer frente a lacra de los abusos. Entre las propuestas se encontraba estudiar la vía para que el secreto de la confesión no sea contrario a la denuncia de los delitos en caso de abusos a menores o personas vulnerables, y que entraría en conflicto con el derecho canónico.

El presidente de la Conferencia Episcopal Francesa comentaba tras el informe que “la amplitud del fenómeno de violencia y agresiones sexuales en la sociedad y la Iglesia es espantoso. Que tantos niños y jóvenes hayan sido dañados sin que casi nadie se haya visto acompañado o curado es insoportable”.

"Que algunos, entre nosotros, abandonasen su ministerio para abandonarse a sus pulsiones nos desgarra el corazón. La luz de este informe es una exigencia de Dios. Estamos muy lejos del tiempo de las ambigüedades. Tenemos una conciencia muy viva de los hechos que documenta ese informe. Invitamos a todos los católicos a leer ese informe, documentando datos y elementos de juicio de una tragedia, que debe invitarnos a reflexionar sobre nuestra vida colectiva", explicaba.

Religión