'La fe vence el miedo': llegan las XVIII Jornadas Católicos y Vida Pública en el País Vasco

Los Centros de Bilbao y San Sebastián de la ACdP celebrarán la nueva edición de las Jornadas de Católicos y Vida Pública durante los días 12 y 13 de abril

Tiempo de lectura: 2’

Son varias las definiciones que con mayor o menos acierto se han formulado para definir la realidad actual que vivimos: el Papa Francisco insiste que asistimos no a una era de cambios sino en cambio de era; se habla sociedades de pensamiento líquido y/o de la dictadura del relativismo, entre otras.

Uno de los elementos que definen esta realidad es que viene marcada por una fe en crisis, cuestionada y atacada por ideologías claramente ateas que se expresan en modo beligerante y que pretende dejar atrás la fe cristiana. Se han ido extendiendo como fina lluvia que puede pasar desapercibida, pero no por ello diluye sus efectos. Entre otros, pretender anular la capacidad de reacción de los cristianos, de quienes se dan por sentadas nuestra marginación y pérdida de autoridad, en tanto se asiste a un proceso, en apariencia sin retorno, de deconstrucción social, político y de lo humano.

La fe vence el miedo: llegan las XVIII Jornadas Católicos y Vida Pública en el País Vasco



Los episodios de crisis de civilización, en tiempos pasados, han venido acompañados de barbarie y tiranía totalitaria y son la causa directa de la pérdida del significado de Occidente en el último siglo; en el presente, han implantado en todos los ámbitos un vacío de humanidad que se está cobrando un doloroso peaje en su propósito por borrar todo rastro de Dios en nuestra sociedad. Se comprueba, de nuevo, que cuando Dios sale de escena, la vida se vuelve sombría.

Resulta profética la reflexión de Ratzinger sobre la crisis de la Iglesia expresada en los ya lejanos años 70 del pasado siglo “La Iglesia se hará pequeña, tendrá que empezar todo desde el principio, perderá adeptos. A mí me parece que a la Iglesia le aguardan tiempos muy difíciles. Hay que contar con fuertes sacudidas…”. Pasado el tiempo y, siendo Papa, Benedicto XVI indicaba que “normalmente, son las minorías creativas las que determinan el futuro y la Iglesia católica debe reconocerse como una minoría creativa…”.

Entre los cristianos no debiera caber la opción de la huida o el pesimismo entre sus constantes vitales, pues la Fe es confianza y siendo conscientes del alcance de ser minoría, nos sentimos urgidos al máximo por habernos correspondido la tarea sugerente de volver a empezar y asumir ese compromiso sin triunfalismo y con plena humildad. Será, con seguridad, otra prueba de la veracidad de nuestra fe.

Religión