Las apariciones marianas que ha reconocido la Iglesia hasta ahora: "Se hace estudio psicológico"

El Día de la Virgen de Fátima, el profesor de Teología de la UPSA, Fernando Rodríguez, explica cómo el Vaticano certifica la veracidad de las apariciones religiosas

Tiempo de lectura: 3’

Un clamor por la paz en Ucrania, Tierra Santa y en todo el mundo es lo que se ha escuchado este lunes, 13 de mayo, en el santuario de Fátima, donde se ha celebrado la peregrinación anual presidida este año por el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella.

Miles de fieles procedentes de distintos rincones del planeta se dieron cita en la explanada de este recinto religioso, situado a unos 130 kilómetros de Lisboa.

El culto a Fátima comenzó un 13 de mayo de 1917, día en el quetres niños pastores -Lucía, Jacinta y Francisco- aseguraron que habían sido testigos de varias apariciones de la Virgen que le hicieron varias revelaciones.



Los relatos de las apariciones convirtieron a Fátima en un lugar destacado de peregrinación para los creyentes, que cada año visitan por miles este pequeño enclave portugués.

Examen riguroso con estudio psicológico: así analiza la Iglesia las apariciones

Apariciones marianas reconocidas hasta ahora por la Iglesia no llegan a treinta. Las más famosas son Lourdes, Guadalupe, Aparecida, Fátima... en 1978 el Vaticano publicó las 'Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas apariciones y revelaciones', en el que se establecen las pautas para reconocer estas apariciones místicas.

El profesor de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), Fernando Rodríguez, ha explicado en 'Ecclesia al día' que el examen que se realiza a las personas que dicen haber sido testigo de apariciones sobrenaturales es “riguroso, prudente, que tiene que ver con la situación psicológica, en el que tiene que haber una concordancia del examen con la revelación, que nunca puede contradecir la revelación de Jesús”.

El profesor de Teología ha precisado que la mayoría de estas apariciones es fruto de “la acción profética que reaviva la fe de la Iglesia”, aunque aclara que no hace innovaciones doctrinales: “Lo que hace es subrayar algunos de los aspectos que en un momento histórico concreto han sido olvidados, menospreciados y la función profética del Pueblo de Dios se alza para avivar la fe. Los santuarios marianos son lugares donde se reaviva la fe del Pueblo de Dios y se compensa a veces así el déficit en la vida normal de la Iglesia”, ha continuado argumentando Fernando Rodríguez.

Asimismo, el profesor de la UPSA ha hecho hincapié en la importancia de relativizar la originalidad de la aparición y la visión, ya que toda aparición tiene “un contexto, una cultura, un lenguaje y el vidente está sometido a las limitaciones de su propia cultura”.

Es el caso de las apariciones de Fátima, donde los niños pastores aún no sabían leer ni escribir, por lo que lo que vieron, lo expresaron a su modo, con sus limitaciones: “Luego la Hermana Lucía, cuando aprende a leer y escribir, va desgranando de forma más clara, precisa y de acuerdo con la vida de la Iglesia”, ha señalado.

ctv-pkg-fatima-2

¿Por qué Dios 'utilliza' a los niños para sus apariciones?

Una vez que la Iglesia reconoce esta aparición como hecho sobrenatural, ha relatado Fernando Rodríguez, se permite el culto y la veneración a través de un signo o una imagen: “No nos relacionamos con Dios en directo, necesitamos signos y mediaciones. Entonces, lo que hace la Iglesia, es permitir esa mediación y luego tal vez aconsejar o admitir que ha habido un signo sobrenatural que dice algo para la vida de la Iglesia y para la historia de la humanidad”, ha señalado.

En el caso de las apariciones en Fátima, se producen en el contexto de la Primera Guerra Mundial, con lo que aquello supuso en número de muertes y lo que vendría después, una aún más cruenta Segunda Guerra Mundial.

Cuestionado por qué la mayoría de las apariciones se presentan a niños, el profesor de Teología lo tiene claro: “Porque tienen el corazón más puro y Dios elige lo pequeño para confundir a los grandes de este mundo”, ha puntualizado.

Religión