José Cobo recuerda que "muchos desplazamientos turísticos se han sustituido por éxodos de personas"

El arzobispo de Madrid ha pedido a los cristianos no olvidar que durante las vacaciones de verano continúa "el sonido indirecto de varias guerras abiertas"

Tiempo de lectura: 2’

Con la llegada del verano se producirán millones de desplazamientos en las carreteras españolas a los lugares de destino vacacionales. Por desgracia, hay otro tipo desplazamiento, como son los éxodos de personas que se ven obligados a abandonar sus países de orígenes. Sobre esta cuestión ha reflexionado el arzobispo de Madrid, el cardenal José Cobo, durante una Misa celebrada este domingo en la iglesia de la Inmaculada Concepción de La Cabrera, organizada por el Departamento de Pastoral de Turismo.

El arzobispo de Madrid ha recordado que el periodo estival es un tiempo que “se abre para la contemplación, oración, ocio o nuevas relaciones sociales”, pero ello no implica que los cristianos deban olvidar que durante las vacaciones las guerras abiertas no cesan.

En este sentido, el cardenal Cobo ha subrayado que los desplazamientos turísticos y las peregrinaciones se multiplican en estas fechas veraniegas, pero que conviven con los “éxodos de personas que son obligadas a abandonar sus hogares”.



De ahí que el titular de la archidiócesis madrileña haya invitado a los fieles poner a Dios en el centro durante el verano y “no acostumbrarnos a las situaciones de guerra”: “ Por favor, detengan el ruido de las armas y piensen en los niños, en todos los niños, como en sus propios hijos. Miremos todos al futuro a través de los ojos de los niños. Ellos no preguntan quién es el enemigo a destruir, sino quiénes son los amigos con los que jugar; necesitan casas, parques y escuelas, no tumbas y fosas”, ha manifestado Cobo durante la homilía.

Por ello, el cardenal ha pedido “abrirse a la acogida para que este verano añadamos a nuestra mochila la conciencia que somos sembradores de una paz que es una tarea humana pero sobre todo regalo de Dios que es quien la hacer germinar”.


"El turismo puede favorecer la recuperación de las relaciones interpersonales"

Aprovechando la alta temporada turística de los próximos meses, José Cobo ha recordado que el Dicasterio para la Evangelización, al que compete el turismo religioso, está comprometido para que el mensaje de paz llegue a quienes trabajan en el sector para que así contribuyan a construir “una cadena de auténticos constructores de paz”.

“El turismo puede favorecer decisivamente la recuperación de las relaciones interpersonales por las que todos sentimos una profunda nostalgia”, se puede leer en el mensaje escrito por el Dicasterio, en el que también asegura ser compatible “el interés que mueve a millones de turistas con un compromiso de fraternidad, para constituir una red de mensajeros de paz que se dirijan al mundo entero para invocar el fin de toda guerra y la reapertura de territorios llenos de historia, cultura y fe”.

Asimismo, señala que la belleza de estos destinos de peregrinación “no puede ni debe verse oscurecido por la fealdad de la destrucción y los escombros que vienen a sustituir lo que el genio de las generaciones anteriores había construido como emblema de paz y de compartir”.

Religión