El cardenal Omella reclama a la sociedad "un consumo responsable y solidario con los que menos tienen"

El presidente de la Conferencia Episcopal Española secunda así el mensaje del Papa Francisco, que pedía a los fieles en Cuaresma "ayunar de los productos de consumo"

Tiempo de lectura: 2’

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, ha instado a la sociedad a abandonar el consumismo salvaje y optar por otro responsable, donde seamos solidarios con los colectivos más vulnerables.

A través de un mensaje de Twitter, el Arzobispo de Barcelona reclama un consumo responsable: “Está en nuestras manos conseguir un consumo responsable, solidario con los que menos tienen y respetuoso con el medio ambiente. De lo contrario, estaremos consumiendo injustamente los recursos del planeta”.



Un mensaje que también ha reiterado en ocasiones el Papa Francisco, por ejemplo, con motivo del inicio de la Cuaresma en la que aún nos hallamos, cuando instaba a los fieles a ayunar de "los productos de consumo".

"Ayunar significa liberar nuestra existencia de todo lo que estorba, incluso de la saturación de informaciones -verdaderas o falsas- y productos de consumo, para abrir las puertas de nuestro corazón a Aquel que viene a nosotros pobre de todo, pero lleno de gracia y de verdad", señalaba el Santo Padre.

Las proclamas tanto del presidente de la CEE como del Pontífice van dirigidas a toda la humanidad, si bien es cierto que es más importante que esta idea cale en los jóvenes, que gestionarán los recursos del planeta en el día de mañana. En este sentido, cabe destacar el congreso organizado por Francisco el pasado mes de noviembre con economistas y empresarios menores de 35 años, a quienes el sucesor de Pedro les pedía un “pacto” para crear una economía del mañana que respete a la persona.

En su convocatoria, Francisco proponía revisar “nuestros esquemas morales y mentales, para que sean más conformes a los mandamientos de Dios y a las exigencias del bien común”. En su carta del 1 de mayo de 2019, el Papa esbozó la ruta de la "Economía de Francisco": "Una economía diferente, que haga vivir a la gente y no mate, que incluya y no excluya, que humanice y no deshumanice, que cuide la creación y no la saquee".

Religión